Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barrio de Vegueta

Corazón olvidado de Las Palmas y el conjunto arquitectónico más notable del archipiélago

Las Palmas de Gran Canaria. Su nombre aparece en todos los folletos turísticos que se difunden en Europa. Su puerto es conocido en todo el mundo. Tripulaciones de distintos colores y banderas se mezclan a diario con turistas a la busca del transistor, la blusa made in China o el sol que aplasta la playa de Las Canteras. La zona hotelera y el barrio portuario se funden irremediablemente en el estrecho istmo que une la isla con la isleta. La ciudad se alarga presionada por las ásperas, inhóspitas montañas, crece hacia arriba en sus barrios más pobres, se hace ajardinada frente a la playa de las Alcavaneras y viva, rea4 de carne y hueso, en Triana, para ir a morir allí donde nació, en Vegueta, el barrio colonial, uno de los conjuntos arquitectónicos más notables de todo el archipiélago, olvidado de las rutas al uso, casi invisible a la mirada de los turistas.Fue Vegueta en sus orígenes centro de operaciones del enviado de los Reyes Católicos Juan Rejón, convertido más tarde en la residencia de los conquistadores. Palacios, mansiones, conventos e iglesias se alinean en calles estrechas, forman placitas escondidas en torno a la catedral y su plaza, donde se encuentra el ayuntamiento. El barrio entero es un resumen de la historia de lo que fuera la ciudad desde el siglo XVI hasta finales del siglo XIX. Cada balconada, cada ventana o celosía es un primor de elaboración artesana en madera de pino canario.

MÁS INFORMACIÓN

Dos museos para un barrio

El Museo Canario, instalado en una casa de la calle del Doctor Chil, es imprescindible para conocer algo del mundo canario prehispánico. Hermosísimas coleccionos de cerámicas. Importantes las salas dedicadas a las momias guanches.

La casa de Colón, construida en el siglo XV, a espaldas de la catedral, alberga una desigual muestra de pintura española del siglo XVII y una espléndida exposición del papel de las islas en los distintos viajes de Colón, con mapas, maquetas y una evidente intención pedagógica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de mayo de 1984

Más información

  • VIAJES