_
_
_
_

Julian Bream

Un inglés que recorre España en busca de los orígenes de la guitarra

La pasión por la guitarra ha llevado a Julian Bream a zambullirse en el pasado de este instrumento. En trabajo conjunto con un artesano madrileño, exiliado voluntariamente a Londres tras la guerra civil, ha recreado antiguas variantes de la guitarra ya desaparecidas. Con ellas recupera sonidos olvidados y composiciones perdidas, y recorre España para rodar un serial sobre los orígenes de la guitarra española. "Es mi homenaje a España y a la guitarra", dice.

Julian Bream nació en Londres en 1933, hijo de un pintor comercial. Se aficionó a la música a los diez años, a través del piano, y poco después se ena moró de la guitarra. Entonces, a medida que la necesidad perfeccionista iba creciendo en él, se encontró con la imposibilidad de recibir clases. "En Londres no había nivel entonces para recibir buenas clases de guitarra. Pero en 1947 tuve la inmensa suer te de que Andrés Segovia pasara por allí. Acudí a sus conciertos y me presenté en su hotel. Él me ayudó muchísimo. Luego fue varios, años sucesivos a Londres y siempre tuvimos contactos".Amante de la guitarra clásica, tuvo que hacer una concesión in concebible: durante el servicio militar tocó la guitarra eléctrica en un grupo del Ejército. "Bien, era una cuestión de supervivencia. El entrar en ese grupo musical me sirvió para no ir a Corea. Espero que la guitarra clásica habrá sabido perdonármelo"

Tras el servicio militar, recorre España con un compañero que canta en español y después fija su residencia en Estados Unidos. Poco a poco alcanza la dimensión de figura puntera en guitarra clásica y toca por todo el mundo. Desde su posición de gran maestro sigue hablando con humildad: "Sin Segovia no sería lo que soy. En realidad, no hay palabras para explicar la aportación de Andrés Segovia a la guitarra".

Ahora se encuentra metido en este empeño: un serial de ocho capítulos, producido a medias por el Canal 4 del Reino Unido y por la TV 3 catalana. "Estamos desenterrando instrumentos olvidados, como la guitarra renacentista, la vihuela o la guitarra barroca. Instrumentos que no existen. Su recuperación ha sido. la tarea más apasionante de mi vida. Mirando cuadros, leyendo obras literarias, repasando composiciones olvidadas... En Londres, a un kilómetro de mi casa, vive un madrileño, José Luis Romanillos, un artesano exiliado tras la guerra española. Entre él y yo hemos reconstruido esos instrumentos que ahora no tienen precio". Con esos instrumentos se rueda el serial. Bream toca estos días en el claustro de Santa Cruz, en Toledo, o en los jardines del Alcázar, o el palacio de Lebrija, en Sevilla, o a bordo de una barca en Cádiz. O en cualquier marco evocador en Córdoba, Granada, Ronda, Barcelona, Madrid o El Es,corial. Siente la necesidad de disculparse: "Extrañará que esta tarea de recuperación la haga un inglés, pero deben pensar que el que viene de fuera quizá tenga una perspectiva especial para el estudio de la guitarra española".

Alaba la aportación de la guitarra española a la música, por su color exótico, por su espíritu, por su poder evocador. Y expresa sus temores por el futuro: "La evolución de la guitarra me preocupa. Muchas de las obras escritas por compositores contemporáneos están llevando el espíritu de la guitarra a 'un punto muy vulnerable, yeso me crea cierta aprensión. Yo sé que si algo quiere sobrevivir debe evolucionar, pero, francamente, me tiene inquieto esta línea o este ritmo de evolución".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_