Un 'histórico' con síntomas de cansancio

José Balmón Castell, de 41 años, casado y con tres hijos, natural de La Herrería de Fuente del Palmero (Córdoba), es el último de los históricos de los Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (GRAPO). En noviembre de 1982, pocos días después de que fuera puesto en libertad, tras cinco años en la cárcel por un delito de asociación ilícita, Balmón estaba a la expectativa de las conversaciones que allegados de los GRAPO mantenían con el Gobierno para abandonar las acciones terroristas. No hubo acuerdo, y Balmón, que confiaba en que el PCE(r) iba a ser legalizado, afirmaba que si esto no era posible, pasaría a "los grupos".A Balmón se le notaba cansado, según explicaba poco después de cumplir la condena: "Estamos por utilizar todas las posibilidades legales y métodos democráticos para la pacificación", había dicho, "y si no nos lo permiten, recurriremos de nuevo a la lucha armada. Sólo esperamos una muestra de buena voluntad del Gobierno". La muerte en Barcelona, por disparos de la policía, del grapo Juan Martín Luna, el 5 de diciembre de ese año, acabó con sus teorías al salir de la cárcel. Comenzó una inevitable carrera como él mismo ya había previsto: "Si no existen esas posibilidades, me liberaré".

Más información
La policía detiene cerca de Barcelona a José Balmón, el más importante de los miembros de los GRAPO que seguían libres

Balmón Castell desaparecería poco después de su domicilio. Se liberó y se hizo cargo del reducido aparato que había dejado su compañero.

El presunto terrorista detenido cerca de Barcelona fue definido por el hombre que dirigió el grupo anti-GRAPO en la policía, Luis Antonio González Pacheco, Billy el Niño, como "un obrerista con una concepción burocrática de la guerrilla revolucionaria".

Balmón fue un joven inteligente que trabajó contra el franquismo desde posturas no armadas y que nunca, según aseguró, intervino en delitos de sangre.

Actualmente, el GRAPO ha sufrido importantes detenciones: las de Anastasio González y Carmen Muñoz (Valencia, 27 de agosto de 1983), Alfonso González y Carmen Cayetano (La Coruña, 7 de septiembre de 1983) y Joaquín Calero y Josefina García (Barcelona, 18 de septiembre de 1983).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS