Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hanoi denuncia una incursión de tropas chinas en su territorio

Hanoi denunció ayer que un "número indeterminado" de regimientos de infantería chinos penetraron el viernes en territorio vietnamita para ocupar dos colinas. Pekín desmintió este ataque, calificado por el régimen vietnamita como "desvergonzado acto de guerra" mientras informaba que su artillería continuaba los bombardeos, generalizados el viernes a toda la frontera común de 1.200 kilómetros.

Estos incidentes, los más graves desde la guerra chino-vietnamita de 1979, han estado precedidos por cinco días de bombardeos por parte de las fuerzas de Pekín contra las provincias fronterizas de Vietnam.Según un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores difundido ayer en Hanoi, "un cierto número" de regimientos de infantería chinos penetraron en territorio vietnamita el viernes por dos puntos de la frontera común en la provincia de Lang Son, 150 kilómetros al norte de Hanoi.

La Embajada de Vietnam en Pekín dijo anoche que sus tropas seguían intentando rechazar la incursión china 24 horas después de que se iniciase. La radio de Hanoi afirmó que las "fuerzas enemigas" se lanzaron al asalto de dos colinas situadas en la referida provincia fronteriza, pero no informó sobre si lograron rechazar el ataque.

Un portavoz oficial chino manifestó ayer que las informaciones de Hanoi sobre el ataque terrestre eran "una pura invención". La agencia de noticias china informó, por su parte, que continuaban los bombardeos artilleros y señaló que "la respuesta" desencadenada por China desde el día 2 de abril "estaba justificada" y "era necesaria" frente a las "provocaciones armadas vietnamitas de las últimas semanas".

Estos incidentes coinciden con la ofensiva desencadenada por las tropas de Hanoi en Camboya contra los rebeldes y se producen después de que fuerzas vietnamitas y tailandesas hayan combatido durante 15 días en la frontera camboyana.

Aunque estos últimos combates hayan cesado, Tailandia ordenó ayer el estado de alerta total a sus tropas en la frontera camboyana ante la posibilidad de que los vietnamitas vuelvan a penetrar en territorio tailandés para atacar bases de los rebeldes camboyanos situados en la línea de demarcación. Hanoi ha vuelto a denunciar el apoyo que Bangkok y Pekín brindan a los 30.000 jemeres rojos prochinos, aliados a las fuerzas de Son San y del príncipe Norodon Sihanuk, que combaten al Gobierno provietnamita de Pnom Penh desde 1979.

La tensión entre China y Pekín ha alcanzado en la últimas horas su nivel más elevado desde la guerra que enfrentó a los dos países durante el mes en febrero de 1979.

Al amanecer del 17 de febrero, 200.000 soldados chinos desencadenaron una amplia ofensiva en territorio vietnamita en una operación calificada por Pekín como "contraataque de autodefensa".

Las tropas chinas lograron penetrar varias decenas de kilómetros en territorio vietnamita y ocuparon varias ciudades antes de retirarse al otro lado de la frontera el 16 de marzo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de abril de 1984

Más información

  • Pekín califica de "pura invención" las acusaciones vietnamitas