Mondale barrió a Hart en la decisiva primaria de Nueva York

"Que Dios bendiga a Nueva York", "Gracias, Nueva York, gracias", exclamó el ex vicepresidente Walter Mondale, destacado vencedor en la elección primaria celebrada el pasado martes en el Estado de Nueva York. "Continúo amando a Nueva York", replicó el senador Gary Hart, gran perdedor de la elección. Mondale obtuvo el 45% de votos y barrió a Hart, que sólo consiguió el 27%, con el reverendo de raza negra Jesse Jackson pisándole los talones, con un 26%.El resultado de Nueva York inclina la campaña entre los demócratas a favor de Mondale, sobre todo si logra una nueva victoria el próximo martes en la elección primaria en el Estado industrial de Pensilvania.

Como premio de consolación a la derrota sufrida en Nueva York, Hart superó también el martes a Mondale en la elección por asambleas (caucuses) celebrada en Wisconsin, donde ganó por 45%, frente al 42% de su máximo rival y el 11 % de Jackson.

Más información
El mapa electoral demócrata.
Sólo Jesse Jackson puede inquietar a Ronald Reagan

Nueva York dio un giro a la campaña que puede ser definitivo para que Mondale logre el número de delegados necesario (1.967) para ser nombrado candidato oficial demócrata a la presidencia de EE UU durante la convención nacional de este partido, a celebrar en San Francisco del 16 al 19 de julio. Mondale cuenta actualmente con 861 delegados; Hart, con 512; Jackson, con 140, y restan 325 no comprometidos con ninguno de los tres aspirantes.

Mondale, de 57 años, confirmó en Nueva York que los electores demócratas son sensibles al apoyo que recibe el ex vicepresidente por parte de la maquinaria del partido. Los principales líderes demócratas del Estado, como el gobernador Cuomo y el alcalde de la ciudad de Nueva York, el popular Ed Koch, le apoyaron sin reservas. También captó la mayoría del voto judío, el católico, el sindical y el de la minoría hispana.

Mondale, un liberal moderado, parece haber encontrado otra ve z la vía hacia la victoria, por encima de Hart, un liberal radical, que se revela, sin embargo, como un nuevo fenómeno político dentro del partido demócrata.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El caso de Jackson en ese balance de la primaria neoyorquina confirmó su solidez como un político de talla. Superó brillantemente la barrera del 20% de votos, lo que le mantiene en condiciones de continuar recibiendo fondos federales para la campaña. También lo mantuvo como el hombre que acudirá a la convención de San Francisco con un buen número de delegados, capaces de compensar el triunfo hacia Mondale o Hart en caso de que ambos lleguen con un margen mínimo de diferencia. A mitad de camino en la campaña, Hart y Mondale desplazan ahora su circo político hacia el Estado de Pensilvania. Seguirán en importancia los de Illinois, Misuri, Tejas y California, por citar los que ponen en juego un mayor número de delegados.

Mientras los demócratas buscan aún su líder para la elección presidencial del próximo 6 de noviembre, los republicanos mantienen sus preferencias para la reelección del actual presidente, Ronald Reagan, de 73 años de edad, cuya tendencia en popularidad mejora por el momento. Según un sondeo del Instituto Gallup, el 55% de norteamericanos considera que Reagan realiza "una buena labor" como presidente, el 37% lo desaprueba y el 8% se declara sin opinión.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS