Valentín Santiago,

policía municipal de Madrid, ha sido absuelto por un juzgado de la acusación de haber mordido en un dedo al conductor de una motocicleta. Según denunció éste, en el curso de una acalorada discusión con dos agentes en la M-30, uno de ellos le dijo que le iba a morder en un dedo, cosa que hizo. El juez ha eximido de responsabilidad al agente, por lo que no ha podido confirmarse el supuesto bocado al apéndice del motorista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 28 de febrero de 1984.