Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Temporal de nieve sobre el centro de España

Heridas 58 personas en un choque de trenes en la entrada de la estación de Chamartín

Un total de 58 personas resultaron heridas de carácter leve en un choque de trenes ocurrido ayer por la mañana en la estación ferroviaria de Chamartín a consecuencia de la nieve caída sobre Madrid. Una de ellas permanecía ingresada ayer en la ciudad sanitaria La Paz, sometida a observación, según informó Renfe.

El accidente se produjo a las 10.50 horas, a un kilómetro de la estación, cuando el tren expreso Costa Vasca procedente de Bilbao esperaba la orden de entrada. El convoy fue alcanzado por el expreso Costa Verde, procedente de Gijón, que circulaba a unos 10 kilómetros por hora.Según Joaquín Perucho, inspector regional de Renfe, "el choque se debió, muy probablemente, a un mal cálculo de la distancia de frenada por el maquinista del tren procedente de Gijón". Perucho apuntó como "otra de las posibles causas", la existencia de "una capa de hielo en las vías, por lo que el convoy patinó a pesar de su lenta velocidad". En medios ferroviarios se informó a Europa Press que el maquinista del Costa Verde "pudo sufrir un deslumbramiento a la salida de un túnel a la altura del barrio de Begoña, aproximadamente a un kilómetro y medio de la estación, que pudo hacerle no frenar a tiempo".

En cada tren viajaban unas 400 personas, según Renfe. En el botiquín de la estación fueron asistídas 58, de las que 8 pasaron a La Paz; 12, al centro Ramón y Cajal; y 3, a la clínica de la Cruz Roja. El resto regresó a sus domicilios o lugares de estancia. En La Paz fueron asistidas otras 11 personas que llegaron allí por sus propios medios. Anoche, según fuentes de Renfe, todos los lesionados, a excepción de la persona que permanecía en La Paz en observación, habían pasado a sus casas.

La colaboración de los viajeros no lesionados fue "total", según ha manifestado Joaquín Perucho, sin que se produjeran escenas de pánico. La mayoría de los viajeros del Costa Verde pasó al Costa Vasca, que los trasladó a la estación, y unos 70 fueron trasladados en coches de la policía. Algunos viajeros saltaron de los trenes con el equipaje y continuaron hasta los andenes caminando sobre la vía férrea.

Inmediatamente después del accidente acudieron al lugar del suceso varias ambulancias, así como dotaciones de Policía Nacional Los daños registrados en las dos unidades ferroviarias son de escasa importancia.

Trenes detenidos

Como consecuencia de la nieve, la mayor parte de los trenes de largo recorrido y de cercanías que tenían ayer por la mañana su llegada a la estación de Chamartín por la línea del Pinar de las Rozas se víeron muy afectados por la nieve y el hielo acumulados en las vías. Muchos de estos trenes perin anecieron detenidos en otras estaciones, y su marcha, fue reanudada escalonadamente, lo que originó considerables retrasos.

Una información de Renfe facilitada a Efe a las 11.30 horas señalaba que la estación se encontraba "prácticanlente bloqueada", y se advirtió que- no saldrían más trenes hasta el mediodía. La nieve caída en las vías no permitía el cambio de agujas y distribución en el recorrido ole los trenes.

La situación general de los trenes con destino Madrid se resumió así: los expresos procedentes de Galicia entraron por la estación de Príncipe Pío y acusaron menores problemas. Los de París fueron desviados por Venta de Baños (Palencia) en lugar de su recorrido directo habitual Madrid-Burgos. Los de Barcelona sufrieron un retraso de dos horas, por avería, y se les dio entrada a la estación de Chamartín por el túnel de Atocha en vez de por Hortaleza como es habitual. Los trenes procedentes de Andalucía entraron con retraso en Atocha, pero con relativa normalidad. Los de cercanías (Alcalá de Henares y Guadalajara) terminaron su viaje en la marquesina de Atocha, en lugar de en el túnel, lo que causó retrasos a otros trenes.

En las salidas hacia Andalucía, el tráfico fue prácticamente normal, aunque el Talgo fue cambiado por dos trenes TER. Hacia el norte, los electrotrenes de Madrid a Bilbao, Gijón y Hendaya fueron suprimidos, y los viajeros transbordados a unidades eléctricas hasta Venta de Baños, desde donde continuaron en otras unidades.

El tráfico aéreo también quedó semiparalizado en el aeropuerto de Barajas. Los aviones que habían permanecido en las pistas durante la noche anterior presentaban por la mañana una capa de nieve de unos 15 centímetros de espesor, que fue eliminada mediante máquinas especiales que tardan de 45 a 50 minutos en limpiar cada avión.

Numerosos vuelos, entre ellos varios internacionales, sufrieron notables retrasos en sus salidas. El ministro de Asuntos Exteriores, Fernando Morán, que ha asistido como observador a la reunión mantenida en París por sus homólogos de la CEE, tenía previsto su regreso a Madrid en el vuelo de Iberia 551 que debía salir previamente de Barajas hacia la capital francesa, para partir desde allí de nuevo a Madrid, y también registró un retraso.

Según Efe, otros nueve aeropuertos estuvieron en situación de bajo mínimos, por lo que los aviones no pudieron despegar de Barajas con destino a esos puntos: Barcelona, Bilbao, Las Palmas, Oviedo, Santander, Santiago de Compostela, Valencia, Vigo y Zaragoza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de febrero de 1984

Más información

  • Las líneas de cercanías sufrieron los mayores retrasos