Interior espera que Francia aclare su decisión de confirmar a Urtiaga, 'etarra' buscado por la Interpol

El Ministerio del Interior tiene la esperanza de que en los próximos días las autoridades francesas ofrezcan a España algún tipo de explicación sobre la detención, el pasado 22 de febrero en Bayona, y el posterior confinamiento en París del presunto miembro de ETA Militar José Ángel Urtiaga Martínez, de 28 años de edad. Sobre él pesa una orden de busca y captura cursada recientemente por la Interpol a 135 países del mundo, entre ellos Francia. El Ministerio del Interior desea que el detenido sea entregado a las autoridades españolas.

Urtiaga es, junto con María Belén González Peñalva, Ignacio Aracama Mendía, José Luis Urrusolo Mendizábal y José Santiago Lasa Mitxelena (éste último, responsable de los comandos operativos de la organización), uno de los cinco presuntos miembros de ETA Militar acusados de participar en el secuestro del industrial Diego Prado y Colón de Carvajal, hecho ocurrido el 25 de abril de 1983. La familia del secuestrado pagó a este grupo terrorista 150 millones de pesetas por su liberación.

Detenido en Bayona

La Audiencia Nacional, a instancia de la policía española, se dirigió hace unos meses a la Interpol para solicitar la busca y captura de este presunto miembro de ETA, procesado en rebeldía por un supuesto delito de secuestro y falsificación de documentos, ambos tipificados como infracciones de derecho común, ya que la citada organización internacional de la policía no recoge en sus estatutos la delincuencia terrorista.Interpol, tras examinar el expediente judicial español, aceptó la petición y cursó instrucciones a todas las policías del mundo para la detención de Urtiaga. Junto a las instrucciones figuraba una ficha personal del fugitivo, escrita en varios idiomas, en la que se especifican sus datos personales y se ofrece una reseña fotográfica, así como el tipo de delito por el que se le busca.

La detención de Urtiaga se produjo el pasado 22 de febrero, en Bayona, ciudad donde se le había visto con cierta frecuencia en los últimos tiempos, aunque la policía española tenía conocimiento de que residía en una vivienda de Ciboure, localidad próxima, en compañía de otros miembros de la organización, también reclamados por la justicia española.

La noticia del asesinato del senador Enrique Casas, que ha ocupado durante dos días las primeras páginas de los periódicos españoles, restó importancia a la detención de Urtiaga, que ha pasado casi inadvertida. Sin embargo, en su edición del sábado 25 de febrero, el diario parisiense Le Monde se hacía eco de la detención y el posterior confinamiento de este presunto etarra, del que el citado rotativo indica que "está considerado por la policía española como uno de los organizadores del secuestro de Diego Prado y Colón de Carvajal".

Urtiaga y los cuatro presuntos miembros de ETA Militar antes citados figuran en la relación individual de etarras que a raíz del asesinato del capitán de Farmacia Alberto Martín Barrios entregó el ministro del Interior, José Barrionuevo, al embajador francés en Madrid, Pierre Guidoni. En este encuentro, el titular del departamento de Interior le recordó al embajador que existía una orden internacional de detención contra estos cinco presuntos miembros de ETA Milítar, que, según datos de la policía española, residen en Francia.

Con ello se pretendía instar al Gobierno francés a cumplir los convenios internacionales en materia de policía y a que persiga a estos supuestos delincuentes en su territorio de la misma forma en que lo hace con todos aquellos reclamados por Interpol por delitos comunes. Este deseo del ministerio español se vio en parte correspondido por las autoridades francesas, que meses más tarde iniciaron una operación policial que concluyó con la deportación y confinamiento de un considerable número de etarras.

La policía española ha tenido conocimiento de la detención de Urtiaga por los medios de comunicación, y espera que las autoridades francesas den una respuesta, bien a través de Interpol o de los canales diplomáticos, sobre la situación de este presunto miembro de ETA Militar.

Urtiaga y los otros cuatro presuntos miembros de ETA son los primeros integrantes de esa organización que se incluyen en órdenes de busca y captura dictadas por la Interpol.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS