Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Concentración de pequeños comerciantes para exigir 'mano dura' frente a la delincuencia

Los pequeños comerciantes de Madrid celebrarán una asamblea mañana, en el Palacio de los Deportes, en la que se tratarán las posibles medidas de presión a adoptar para atajar lo que califican de una verdadera ola de asaltos, atracos y otros hechos delictivos de los que ellos son las principales víctimas. Los comerciantes del barrio madrileño de Moratalaz han manifestado su indignación con mayor virulencia que el resto de sus compañeros, hasta el punto que han solicitado unas 100 licencias de armas. El gobernador civil de Madrid ha declarado su oposicion rotunda a que Madrid se convierta en una especie de Chicago años 20.

José María Rodríguez Colorado, gobernador civil, añadió que aún no tiene constancia de que se hayan presentado las solicitudes de licencias de armas citadas, pero se reafirmó en la conveniencia de que no se concedan y de que la seguridad pública recaiga exclusivamente en manos de los cuerpos policiales, El pasado 19 de enero, Joaquín Hernández, un joyero del barrio de Usera, armado con revólver de calibre 38, mató a dos jóvenes que intentaron atracar su establecimiento, armado uno de ellos con una pistola simulada. La concesión de licencias de armas es competencia de la Guardia Civil.El gobernador civil advirtió también de que la autorización gubernativa se refiere sólo a la concentración en el Palacio de los Deportes, sin que eso suponga que se haya concedido permiso a los asistentes para cerrar sus comercios, que deberán permanecer abiertos al público. Primitivo Sanz, presidente de la asociación de pequeños comerciantes La Única, también manifestó días atrás su postura contraria a que los minoristas se armen pero, en cualquier caso, reconoció la existencia de un clima de crispación potencialmente peligroso. Sanz declaró asimismo su disconformidad con la opinión defendida por algunos grupos de comerciantes, más radicalizados, que defienden como medida de presión la de negarse a pagar impuestos si no se les asegura una protección policial adecuada.

Lorenzo Bravo, presidente de la Asociación de Comerciantes de Moratalaz, ha mantenido conversaciones con el inspector jefe de la comisaría de La Estrella, para poner de manifiesto la preocupación de los miembros de su gremio y la necesidad de un incremento sustancial de la vigilancia policial.

A la concentración de mañana en el Palacio de los Deportes se ha invitado a todos los pequeños comerciantes de la ciudad y a los otras localidades de la provincia, en particular a los de Torrejón de Ardoz, y a representantes de otros oficios que, como los taxistas o los farmaceúticos, se sienten también particularmente indefensos ante las frecuentes agresiones de que son objeto. En materia de seguridad ciudadana, los asistentes al acto solicitarán al Gobierno que curse instrucciones al Ministerio de Justicia para evitar que los delincuentes entren por una puerta y salgan por otra. También se tratarán otros asuntos, como el aumento de la presión fiscal, que los comerciantes consideran excesiva, y la regulación de su jornada de trabajo.

En Torrejón de Ardoz, el pasado 16 de diciembre, murió el propietario de un establecimiento de comestibles, Pablo Maqueda; por el disparo realizado por un atracador. Un mes antes, el 14 de noviembre, quinientas personas se manifestaron en la plaza Mayor de Madrid para criticar la gestión del Gobierno por su supuesta permisividad hacia los delincuentes. Entre los asistentes se encontraban los tres hijos de Pablo Perea, joyero madrileño muerto también en el transcurso de un atraco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de febrero de 1984

Más información

  • El gobernador civil, contrario a que se conceda licencia de armas a los minoristas