Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España, decidida a impulsar intercambios con los países del Este

El ministro español de Asuntos Exteriores, Fernando Morán, finalizó ayer su visita oficial de tres días a Viena con un encuentro, celebrado en la Embajada española, con los jefes de las misiones diplomáticas españolas en los países de Europa oriental, con los que revisó la situación de las relaciones entre España y los países de la región. En la reunión -sólo faltaba el embajador en Moscú, con el que Morán se entrevistó durante su reciente estancia en la capital soviética con motivo del sepelio de Yuri Andropov- se trató sobre las posibilidades de intensificar las relaciones con estos países, sobre todo en el terreno económico.Según manifestaron a este diario asistentes a la misma, existe una firme voluntad española por desarrollar el intercambio comercial con los países del- este de Europa, a pesar de la mala situación económica que éstos atraviesan.

Tanto por consideraciones políticas -basadas en el carácter positivo que toda comunidad de intereses tiene para la distensión- como económicas -en el marco de una voluntad de diversificación de los mercados y suministradores-, la política exterior española busca un incremento del comercio con los países de la Europa socialista, que actualmente sólo compone el 4% del comercio exterior español.

El ministro Morán se interesó asimismo por la actual postura de estos países hacia España y el impacto sobre la misma de la entrada de España en la OTAN. A este respecto, la actitud predominante de dichos países parece ser que es de expectación y muy cauta, señalaron dichas fuentes.

Con vistas a una intensificación del intercambio comercial, las dificultades fundamentales a que se enfrenta España son la falta de divisas de los citados países y su consiguiente voluntad de llevar a cabo los intercambios sobre la base de la compensación.

En este sentido, las autoridades españolas son conscientes de la imposibilidad de llevar a cabo esta compensación de forma individual, como insisten algunos países socialistas, e insisten en una compensación global del comercio bilateral.

Bulgaria es el único país de los tratados en esta reunión que paga con regularidad. Alemania Oriental y Checoslovaquia pagan sus compras, "pero mal", señalaron fuentes autorizadas. Los acreedores de Yugoslavia, Rumanía y Hungría, por el contrario, tienen enormes dificultades.

Resultados satisfactorios

En cuanto a las negociaciones bilaterales con Austria, miembros de la delegación española asistentes a la comisión mixta hispano austríaca expresaron su satisfacción respecto a los resultados de la misma. Por una parte, las autoridades austríacas han mostrado su disposición a cooperar en terceros mercados, y existen indicios de que algunas dificultades a las que se enfrentan importadores españoles en Austria podrían ser palia das en un futuro. Persisten, no obstante, las trabas sanitarias a la importación austriaca de mejillones españoles. Fernando Morán regresa hoy a España tras prolongar su visita a Viena en un día, con carácter privado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de febrero de 1984