Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos jóvenes ultraderechistas, condenados a 67 y 41 años por una veintena de delitos cometidos entre 1978 y 1981

Los ultraderechistas Rafael Gómez Álvarez y Ramiro Alejandro Rodríguez-Borlado Zapata, autores del envío de una carta-bomba a EL PAIS que causó la muerte al empleado Andrés Fraguas -hecho por el que ya fueron condenados a 30 años cada uno-, han sido nuevamente condenados por la Audiencia Nacional a penas que superan los 100 años de prisión, como autores de 22 delitos, varios de ellos de sangre. El cerebro de este grupo, José de las Heras Hurtado -abogado, de 40 años, presidente de la disuelta organización Frente de la Juventud-, que también estaba procesado en el mismo sumario y s hallaba en libertad provisional, huyó una semana antes de que se celebrase el juicio.

Gómez, de 26 años, ha sido condenado a 67 años y cinco meses por varios delitos de asesinato, homicidio, estragos, lesiones y tenencia ilícita de armas. Rodríguez-Borlado, de 28 años, lo ha sido a 41 años y siete meses por delitos similares. La Audiencia Nacional ha absuelto a un tercer ultraderechista, Jesús Javier Blanco García, de 25 años, que era juzgado como miembro de la banda y como autor de delitos de estragos, asesinato y tenencia ilícita de armas.La sentencia señala que desde finales de 1977, y hasta julio de 1981, Gómez y Rodríguez-Borlado "estuvieron integrados con otras personas, todas procedentes del legalizado partido político Fuerza Nueva, en un clandestino conjunto ultraderechista que se fue afianzando en el colectivo y general propósito de utilizar la violencia como instrumento provocador de desestabilizante alarma ciudadana, amén de originador de concretos quebrantos personales y patrimoniales, para lo que llegaron a disponer de armas de fuego y explosivos".

En julio de 1979, Rodríguez Borlado trasladó 10 kilos de Goma 2 desde Alicante hasta Madrid, donde se los entregó a Gómez. Éste, junto con Pedro Bel -otro miembro de la banda que se encuentra huido-, se encargó de colocar una bomba en el bar El Parnasillo, de Madrid, por, entender que los que lo frecuentaban eran "marxistas, anarquistas y drogadictos". La bomba fue dejada en la puerta del establecimiento, y al estallar causó la muerte a Salomé Alonso, de 28 años, y heridas a otras 10 personas, además de cuantiosos daños.

En enero de 1980, Rodríguez Borlado -"quien conocía el resultado mortal de la apertura del paquete explosivo remitido en octubre de 1978 al diario EL PAIS"- decidió enviar otro (...) al Club de Amigos de la Unesco, por creer que "el club era una tapadera de marxistas". Cuando el paquete fue abierto por Luis Enrique Esteban y Dolores Martínez, interventor y bibliotecaria del club, respectivamente, hizo explosión. Como consecuencia de la misma, Dolores Martínez ha quedado ciega y Luis Enrique Esteban perdió la mano izquierda, entre otras lesiones.

El 7 de junio de 1981, Gómez asesinó a sangre fría a Carlos Idígoras, de 22 años, que celebraba el haber aprobado unas oposiciones a factor de la Renfe y se encontraba ebrio. En otra ocasión, Gómez disparó a la cabeza de Félix Sanz, el 26 de julio de 1981, cuando éste le recriminó que estuviera interceptando el tráfico. Sanz quedó gravemente herido.

Gómez y Rodríguez-Borlado colocaron una bomba en la plaza de Olavide de Madrid para que estallara durante una de las verbenas que se celebraban durante las fiestas del barrio, "porque en ellas montaban casetas partidos de izquierda y había una mayoría de gente con aspecto de drogadictos".

Los dos ultras, son autores de la colocación de explosivos en las librerías Fórum y Express, en la sede de la federación local de la CNT, en un chalet en construcción propiedad del cantante Víctor Manuel, en el cafetín Colmenar y en la Asociación Pro Derechos Humanos, que causaron cuantiosos daños materiales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de febrero de 1984

Más información

  • Autores, entre otros, de un atentado contra EL PAIS mediante carta-bomba