Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

González aboga por una modernizacion con ritmo adecuado en la toma de posesión de la Junta de Jefes de Estado Mayor

Los cuatro componentes de la nueva cúpula militar, almirante Liberal Lucini, teniente general Sáenz de Tejada, almirante Salas Cardenal y teniente general Santos Peralba, sobre los Evangelios abiertos, ante un crucifijo y un ejemplar de la Constitución cerrado, juraron sus nuevos cargos en el palacio de la Moncloa, en presencia del presidente del Gobierno, Felipe González, y el ministro de Defensa, Narcís Serra. Con el empleo de la fórmula "juro por mi conciencia y honor cumplir fielmente las obligaciones del cargo con lealtad al Rey y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado" accedieron a los nuevos puestos ocupados anteriormente por los tenientes generales Lacalle, Ascanio, García Conde y el almirante Suanzes de la Hidalga.

Tras la jura de cada uno de los cuatro nuevos miembros de la cúpula militar, Felipe González dirigió unas palabras a los asistentes al acto en las que, además de agradecer la misión cumplida a los salientes, dijo que "todo proceso de cambio en la sociedad, todo proceso de modernización institucional debe tener un ritmo adecuado, que debe hacerse con entrega, que debe hacerse con voluntad férrea". Felipe González afirmó que la actuación de su Gobierno ha puesto empeño en destacar la profesionalidad y ha intentado huir de cualquier subjetivismo. "Quiero decir con legítimo orgullo", afirmó, "que el contacto con la Junta de Jefes de Estado Mayor saliente ha sido para mí enriquecedor y me ha producido una honda satisfacción"Aquello que en principio era una apuesta de lealtad", dijo también el presidente del Gobierno, "era una apuesta por la profesionalidad y por el servicio a España, se ha cumplido a plena satisfacción. Por eso mi agradecimiento no tiene ninguna sombra de duda, más bien al contrario, quiero decirles que han prestado un gran servicio a la nación española". Tras la toma de posesión, miembros salientes y entrantes acudieron al palacio de la Zarzuela. El Rey impuso a los miembros de la JUJEM saliente la Gran Cruz de, Isabel la Católica. A las 12.30, en la sede de la Junta de Jefes de Estado Mayor y en presencia del ministro de Defensa, tomó posesión el almirante Ángel Liberal, como nuevo Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD). El anterior presidente de la JUJEM, teniente general Lacalle Leloup, hizo un repaso a sus dos años en el puesto, en los que, según afirmó, se preocupó fundamentalmente por los valores esenciales de las Fuerzas Armadas que son el patriotismo, el sacrificio, la fortaleza y la disciplina, y dijo que si hay respeto para sus símbolos y tradiciones es más fácil que el militar se concentre en el cumplimiento de su deber.

El general Lacalle hizo un canto a la unión que existe entre el pueblo español y las Fuerzas Armadas, pero, dijo, "hay otros sectores que no nos miran igual ni nos entienden". Matizó en este sentido que hay "movimientos utópicos, como ciertos pacifismos teledirigidos por un enemigo potencial, que trata de minar la unión de las Fuerzas Armadas. Al hacer un análisis del futuro de las Fuerzas Armadas recordó el encarecimiento progresivo de las nuevas dotaciones, que desbordan las posibilidades de nuestra nación, y se mostró partidario de "sacrificar la cantidad por la calidad". Tras pedir la unión moral y la labor conjunta de los tres Ejércitos, Lacalle resaltó que su sucesor cuenta con el apoyo y confianza del Gobierno, con una nueva ley de Defensa y con su alta preparación para desempeñar el mando.

Lealtad y discreción

El almirante Liberal, tras agradecer el nombramiento, dijo: "Voy a pedir lealtad, discreción, laboriosidad y competencia. Las dos primeras las exigiré con intransigencia de las otras dos, cada cual dará su medida". El almirante Liberal declaró a los periodistas que pide paciencia a las Fuerzas Armadas en el proceso de modernización actual. "Lo que se está produciendo es una evolución imprescindible", comentó.

El teniente general Sáenz de Tejada expresó su lealtad al Rey y al Gobierno en la toma de posesión en el Cuartel General del Ejército y calificó el acto como "un sencillo relevo militar". Para el nuevo Jefe del Estado Mayor del Ejército, que resaltó la autenticidad, la lealtad, el compromiso, el honor y el patriotismo, su gran preocupación será el hombre. "Sois vosotros", dijo, "los cuadros de mando y los hombres que forman parte de nuestras unidades, los que tendréis mi principal atención". El general Ascanio y Togores, al resumir su última etapa, manifestó que nunca se había sentido solo y señaló que el futuro hay que mirarlo sin excitación, nerviosismo ni temores infundados, y que es necesario continuar la renovación para conseguir una mayor eficacia.

El almirante Suanzes de la Hidalga, al finalizar su alocución, escuchó una ovación de varios minutos y tuvo que pedir a los reunidos en el salón de actos del Cuartel General de la Armada que cesaran en su manifestación de afecto para que pudiera tomar la palabra su sucesor en el cargo, almirante Salas Cardenal. Suanzes de la Hidalga, en su despedida, pidió para el nuevo JEMA lealtad y colaboración y expresó que "la lealtad, para ser verdadera, ha de ser omnidireccional". El almirante Salas Cardenal anunció su deseo de mantener la fuerza actual al máximo nivel de eficacia operativa y crear la fuerza naval del futuro.

El teniente general Santos Peralba, en su toma de posesión ayer tarde en el Cuartel General del Ejército del Aire, manifestó que su principal objetivo será disponer de una potente aviación de combate y resaltó, en este sentido, el esfuerzo que el pueblo español está realizando a costa de renunciar a cotas de bienestar, y que ello impone a las Fuerzas Armadas una exacta administración de medios y recursos. Santos Peralba reafirmó además su lealtad al Rey y al Gobierno. El general Emilio García Conde, en su despedida como JEMEA señaló a su vez que la lealtad, la disciplina y el esfuerzo son imprescindibles para el servicio y el bien de España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de enero de 1984

Más información

  • Los miembros de la nueva cúpula militar juraron sus cargos en la Moncloa.