Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

José Luis García Asensio

Violín solista en medio mundo, dirige la Orquesta de Cámara Inglesa

José Luis García Asensio sena un lujo para cualquier conservatorio español. A los 22 años fue nombrado profesor de violín del Royal College of Music, de Londres (el maestro más joven de la historia del Reino Unido), y hoy es concertino y director de la English Chamber Orchestra, y recorre medio mundo como solista y director de cámara. "Es una desgracia tener que decirlo, pero me he ofrecido a dar algunos cursos en España, gratis, y nadie me ha llamado. Yo no puedo hacer más", dice el violinista.

García Asensio representa la tercera generación de músicos en su familia. Su abuelo y su padre fueron violinistas, y su hermano, Enrique, es director de orquesta. Él está casado con una chelista, Joanna Milholland, y sus dos hijos estudian también música. "No creo que lleguen a ser profesionales. Particularmente yo no tengo ningún interés en ello. En cualquier caso, la tradición violinista de la familia continúa en una hija de mi hermano Enrique, Anabel, que estudia en Nueva York".José Luis García Asensio, cuya última versión de Las cuatro estaciones, de Vivaldi, se ha convertido en un gran éxito discográfico, con 10.000 copias en tres semanas, vuelve este mes a EE UU: ha sido nombrado principal director y solista de la Four Worth Chamber Orchestra, de Tejas. Antes descansa unos días en su casa inglesa, un tranquilo y espacioso chalé a 20 minutos de Londres. Mientras hablamos en un salón, frente a un piano y un clavecín, se oye un violín. "Es una estudiante surafricana que se va a presentar a un premio y me ha pedido que le repase algunas obras".

José Luis vive desde hace casi 20 años en el Reino Unido. Reconocido y admirado internacionalmente, deja todo cuando le invitan a tocar en España: "Es muy difícil, porque, salvo las dos orquestas principales, todos los demás grupos españoles programan sus actividades con tan poco tiempo que siempre tengo que hacer malabarismos para encontrar el hueco".

Su casa inglesa está siempre abierta para estudiantes españoles, a los que, muchas veces, da alojamiento. "Los profesores que formaron a los mejores músicos españoles están muertos o jubilados. Lamentablemente, se puede decir que nuestros músicos son peores ahora que hace 50 años. Los conservatorios enseñan música como se hacía hace un siglo. No son centros de formación de especialistas, sino lugares donde se matrícula cualquiera que quiere saber algo de música. La consecuencia", afirma, "es que no hay músicos de calidad comparable a los que existen en otros países europeos. Fíjese, cuando han querido formar la orquesta de la Zarzuela, han tenido que traer maestros de la Europa del Este. Es una pena".

Para García Asensio, el problema fundamental es la enseñanza. "El ambiente musical ha mejorado, el Gobierno gasta dinerales en traer orquestas extranjeras, hay más interés, más actividad. La Televisión Española, por ejemplo, realiza una labor musical mejor que la de la BBC británica. Lo único que no mejora, sino que empeora, es la calidad de los músicos".

José Luis está esperanzado con la vuelta a España de Víctor Martín: "En unos años su presencia dará frutos. Estoy seguro". Sin embargo, él no piensa volver a España. "Lo siento, no puedo trabajar en España. El ambiente profesional deja mucho que desear, las orquestas están tan ocupadas en sus propios asuntos que no tienen tiempo para concentrarse en su labor". Sin embargo, considera casi una obligación moral ayudar a mejorar el nivel de la enseñanza, aunque no haya recibido respuesta a sus ofertas desinteresadas, a causa de la enorme burocracia. A los 39 años, José Luis García Asensio, considerado como un gran especialista en Mozart, asegura que la música le produce un gran placer, pero que no es lo único en su vida. "Me interesa la medicina, la lectura, los coches (tiene un Rolls Royce) y el golf, y procuro rodearme de una compañía variada, no sólo de músicos, como yo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de enero de 1984