Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

'La carrera del siglo'

Hace no mucho tiempo, se solía utilizar como anatema contra una película decir de ella que era de "evasión". Era una exageración de la idea del "compromiso" aplicada al cine, y por culpa de ella filmes divertidos encontraron obstáculos para su reconocimiento. Una de las películas que más contribuyó a acabar con estas descalificaciones fue La carrera del siglo, que era en 1965, y sigue siendo hoy, una graciosa película, cuyo autor -como en el caso de Días de vino y rosas- se había "comprometido" cuando hacía falta en filmes que no escatimaban asperezas.La carrera del siglo es una historia compuesta con muchos refritos del cine cómico norteamericano, combinado con otros de cine de aventuras y de géneros. Lo que ahora acostumbran a hacer casi en serie los autores de ,Superman o de En busca del arca perdida, surgió en este filme con frescura y originalidad.

La película está perfectamente realizada e interpretada, sobre todo por el antológico dúo de "malos" a cargo de Jack Lemmon y Peter Falk, dos siniestros de irresistible gracia. El contrapunto de "buenos", a cargo de Tony Curtis y Nathalie Wood.

La carrera del siglo se emite hoy a las 21.00 por la primera cadena.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de diciembre de 1983