Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ayer se inauguró el nuevo tramo del 'metro' entre Plaza de Castilla y Avenida de América

Ayer entró en funcionamiento el nuevo tramo de metro que une la estación de Plaza de Castilla con la de Avenida de América. El tramo consta de seis estaciones, denominadas Duque de Pastrana, Pío XII, Colombia, Concha Espina, Cruz del Rayo y Avenida de América. Este nuevo trayecto se completará en 1985, en el momento en que se ponga en servicio el que va desde Avenida de América hasta Salaz de Baranda. Con este último trayecto se dará por finalizado el de ampliación previsto por la Compañía Metropolitano de Madrid, SA, después de que el pasado mes de octubre se decidiera no abrir al público los tramos Cuatro Caminos-Ciudad Universitaria, Laguna Puerta del Angel y Puerta del Angel-Norte, a pesar de qué en ellos se han invertido 3.056 millones de pesetas.

Al acto de inauguración asistieron el alcalde de Madrid, Enrique Tierno; el subsecretario del Ministerio de Transportes, Gerardo Entrena, y el presidente de la Compañía Metropolitano, Vicente García, entre otros.Con la entrada en funcionamiento de este nuevo tramo, de aproximadamente cuatro kilómetros de longitud y que ha supuesto una inversión de 3.768 millones de pesetas, la red de líneas del metro alcanza un total de 105 kilómetros.La decisión de paralizar definitivamente el plan de ampliación de la red se produjo cuando el primer tramo, Cuatro Caminos-Ciudad Universitaria, estaba ya totalmente construido y listo para entrar en funcionamiento. Los tramos Laguna-Puerta del Ángel y Puerta del Ángel Norte, por su parte, fueron también, congelados por el Ministerio de Transportes, el primero cuando las obras construidas habían supuesto ya una inversión de 641 millones de pesetas. El segundo, de 1.800, metros de longitud, se paralizó cuando sólo se habían gastado 15 millones.

La paralización de los proyectos de ampliación de la red fue decidida al advertir que los nuevos trayectos previstos arrojarían un nivel de rentabilidad social muy escaso.

Vicente García, presidente de la Compañía Metropolitana, declaró ayer que se habían realizado ya análisis de alcoholismo y drogadicción a 82 empleados de la compañía, tanto conductores como personal de máquinas o administrativos. De esos 82 análisis,, se conoce el resultado de 27, todos negativos.

Por otra parte, Vicente García afirmó que el hecho de que la empresa no tenga concertado un seguro de viajeros se debe a que la póliza del seguro ascendería a unos 260 millones de pesetas, mientras que las cantidades medias por año que la empresa paga a los viajeros perjudicados por cualquier tipo de incidente oscila alrededor de los 30 millones. Cuando sucede un accidente de mayor gravedad, como la colisión en la estación Menéndez Pelayo, la compañía se hace cargo de los gastos y las indemnizaciones necesarias ' pero, aun así, resulta más económico que el suscribir un seguro obligatorio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de diciembre de 1983

Más información

  • La paralización del plan de ampliación supone perder 3.056 millones ya invertidos