Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMUNIDAD VALENCIANA

Los jóvenes de L'Alcudia, murieron arrollados por un tren, según el juez

Los tres jóvenes de L'Alcudia (Va lencia) que fueron hallados muertos junto a la vía del tren, resultaron arrollados por un convoy de ferrocarriles españoles de vía es trecha (FEVE) que cubría el trayecto entre Vilanova de Castelló y Valencia, pasadas las nueve de la noche del último miércoles.El juez instructor del sumario, que es competencia del distrito judicial de Alzira, ha asegurado, después de realizarse la autopsia, que el origen de la muerte fue el arrollamiento por tren. También se ha procedido, al tiempo que se realizaba la autopsia de los tres cadáveres, al interrogatorio del conductor del tren sospechoso de originar el suceso.

Los tres jóvenes, Enrique Miguel, de 17 años; José Daniel Real, 15 años, y Alfredo Calvo, 13 años, no se percataron de la llegada de¡ tren por su espalda. El momento en que cruzaban un pequeño puente de la línea ferroviaria sobre un barranco debió coincidir con la llegada del tren, en la misma dirección que llevaban los jóvenes, y su arrollamiento, al no retirarse, pues no tenían otra opción que seguir por la vía para no ir a parar al barranco.

Los efectos psicológicos creados en la población por la muerte de los tres muchachos persistía ayer, momento en que se procedió a efectuar la autopsia de sus cadáveres, colocados desde la mañana del jueves en el depósito del cementerio municipal.

Sus familiares habían solicitado que sus cuerpos fueran trasladados unas horas a sus respectivos domicilios, dos de ellos en la urbanización Ismael Tomás, y el tercero, en el mismo centro urbano de L'Alcudia, para recibir el último adiós de familiares y amigos antes del entierro.

Fuentes próximas a la dirección de FEVE en Valencia mostraron su extrañeza por el hecho de que el convoy de las 21.00 horas hubiera arrollado a los tres jóvenes sin percatarse su conductor del hecho. Por ello, para emitir una opinión sobre la causa del suceso, se remitieron a las diligencias instruidas por el juez.

En la inspección de la Guardia Civil efectuada al tren que a esa hora del miércoles se dirigía a Valencia, se reforzó la hipótesis del juez, pues uno de los faros tenía desperfectos por el golpe, así como manchas de sangre. Este faro se encuentra a 1,40 metros de altura del suelo.

La reconstrucción del itinerario de los tres jóvenes en sus últimas horas se resume en una tarde de ocio. El regreso a casa lo emprendieron por la vía del tren en vez de tomar la carretera .

Primero fue localizado el cadáver de uno de ellos en la mañana del jueves. Cuando sus padres se dirigían al lugar del suceso, para reconocer si era alguno de sus hijos que habían estado buscando durante la noche, tuvieron conocimiento de la existencia de otros dos cadáveres que también se hallaban en el mismo punto, conocido por el nombre de Noti Molí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de diciembre de 1983