Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las disensiones internas de la OPEP pueden provocar otra reducción de los precios del petróleo

Las graves disensiones entre los países prroductores de petróleo -algunas de ellas, por motivos exclusivamente políticos- pueden producir a corto plazo una nueva reducción en los precios del petróleo, que, fijado en 29 dólares por barril para el crudo marcador, o arábigo ligero, se encuentra en uno de los niveles más bajos de los últimos tres años. Hoy está previsto que comience en Ginebra una nueva conferencia ministerial de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), con el fin de enderezar la fuerte tendencia a la baja que presenta el mercado de crudo.

El precio del barril del petróleo fue fijado en 29 dólares en la reunión extraordinaria que la OPEP mantuvo en Londres el pasado marzo, es decir, cinco dólares por debajo del anterior. Con todo, el precio de Londres se ha mantenido a duras penas en los contratos oficiales, mientras que en los mercados libres se están intercambiando partidas de crudo a unos precios dos y tres dólares más baratos por barril. Para España, por ejemplo, y pese a la ausencia de flexibilidad en las compras de crudo por parte de las refinerías, el precio medio del barril importado se situó en 1983 en unos 28 dólares, es decir, un dólar menos que el oficial.El principal objetivo de la conferencia ministerial de Ginebra es rescatar el precio marcador de 29 dólares por barril mediante la ratificación de la política de autorrestricción en las ventas de cada productor. Para ello, sin embargo, se han diferenciado dos estrategias diferentes. Por un lado, la de Arabia Saudí, que persigue mantener el precio y las cuotas globales decididas en Londres (17,5 millones de barriles), en espera de que sea la demanda mundial la que presione al alza el precio.

Y por el otro lado, Irán, que ha presentado una fórmula arriesgada ante el comité de estrategia a largo plazo del consorcio para acelear el mecanismo de manipulación del mercado y presionar así el precio al alza. Según la propuesta iraní, si la OPEP reduce en dos o tres millones de barriles diarios sus ventas, el precio oficial o marcador podría situarse de nuevo en 34 dólares por barril. La idea que se esconde detrás de la propuesta iraní es que se pueden obtener los mismos ingresos vendiendo menos petróleo, pero más caro.

Reducción de la demanda

El problema se plantea, sin embargo, en que algunos países, como es el caso del propio Irán, Indonesia, Irak o Venezuela, presionados por problemas financieros, no han respetado en la práctica las cuotas establecidas en marzo, y si bien el problema se ha aliviado ante una mayor demanda en los últimos meses, nuevamente el mercado ha vuelto a aflojar.

El retraso en la llegada de los fríos del invierno en Europa y Estados Unidos, que ha reducido la demanda, es una de las causas fundamentales, junto a una política paralela de los países consumidores de reducir existencias ante la posible baja en el precio.

El principal obstáculo para que funcione esta estrategia es que la OPEP ha perdido ya mucha importancia dentro del mercado del petróleo y sus ventas conjuntas apenas llegan ahora aun 40% del total. Una disminución de sus ventas sería una pérdida adicional en la cuota del mercado mundial.

Por el contrario, si la OPEP elige mantener su anterior política, con el riesgo de que alguno de sus miembros rompa los acuerdos, los productores no englobados se verían presionados a rebajar precios para poder competir en un mercado escaso de compradores. Éste es el dilema al que hace frente el consorcio, junto a enfrentamientos internos de carácter político, que son reflejo del conflicto armado en el golfo Pérsico. Un tema adicional es la elección del nuevo secretario general de la OPEP, que corresponde por turno a un iraní, pero es posible que esta candidatura no prospere, para evitar el enfrentamiento con Irak.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de diciembre de 1983

Más información

  • Irán propone elevar a 34 dólares el barril y bajar la producción