Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Unión Soviética y Estados Unidos reanudan en Los Ángeles sus contactos deportivos

Casi de incógnito, por las medidas de precaución que se tomaron para evitar incidentes, llegaron a Los Ángeles los 15 miembros de la delegación soviética que estudiará sobre el terreno las instalaciones olímpicas y el estado de los trabajos preparatorios. Con esta visita se reanudan los contactos deportivos entre la URSS y Estados Unidos, rotos a raíz del derribo del avión surcoreano en el Mar del Japón. Marat Gramov, ministro de Deportes y presidente del comité olímpico de la URSS, que encabeza la delegación, se preocupó de llegar precedido de buenas intenciones.

El ministro soviético de Deportes, Marat Gramov, aseguró en una conferencia de prensa, en el aeropuerto de la ciudad de México, que la Unión Soviética participará en los próximos Juegos Olímpicos. En Los Ángeles, los miembros del comité organizador se mostraron escépticos ante esta noticia, indicando que hasta el momento no habían recibido ninguna confirmación oficial al respecto.

Para reafirmar sus buenas intenciones, los soviéticos ya enviaron a San Diego a dos de sus atletas para competir el pasado domingo en el campeonato mundial femenino de 10.000 metros: Raisa Sadreydinova, poseedora del récord mundial de la especialidad, y Raisa Smekhnova, situada en el 10º lugar de la clasificación mundial de la maratón femenina. Ésta es la primera vez en tres meses que atletas de la URSS participan en una competición en Estados Unidos, ya que desde el incidente del derribo del avión comercial surcoreano los soviéticos se habían retirado de los campeonatos de voleibol femenino, tiro al arco, remo y hockey sobre hielo. Respecto a este último deporte se ha anunciado que el equipo de la URSS realizará por fin la gira que debía haber efectuado este verano, enfrentándose en seis partidos al equipo olímpico de Estados Unidos. El primer partido se disputará en Lake Placid, sede de los últimos Juegos Olímpicos de invierno, el próximo 9 de diciembre. El mismo día de su llegada, la delegación soviética visitó la universidad del Sur de California, donde estará situada una de las villas olímpicas, así como la piscina donde se celebrarán las competiciones de natación.

Marat Gramov tuvo su primera entrevista con Peter Ueberroth, el presidente del comité organizador de los Juegos. Ambos estuvieron reunidos durante más de una hora y media. Por la tarde, la comitiva se dio una vuelta por el remozado coliseo angelino, el mismo estadio donde se disputaron los Juegos Olímpicos de 1932, y en el que se celebrarán el próximo verano las ceremonias de apertura y clausura, así como la mayoría de las pruebas de atletismo.

La agenda de los soviéticos durante la semana que van a permanecer en Los Ángeles es bastante apretada y meticulosa. Amén de recorrer todas las instalaciones en donde se desarrollarán las pruebas olímpicas, piensan discutir detalladamente con los organizadores las cuestiones referentes a acreditaciones, transporte, comidas, servicios médicos, alojamiento, seguridad, traductores, protocolo y las obligaciones financieras derivadas de todas ellas. También tienen programada una serie de actos oficiales, entre los que destaca la recepción que les ofrecerá el alcalde de Los Ángeles, Tom Bradley, quien en el momento en que la tensión antisoviética estaba en su punto más alto y se hablaba abiertamente de prohibir la entrada de los atletas de la URSS en los Juegos, se manifestó abiertamente contra esta posibilidad, pidiendo a los ciudadanos que abrieran su ciudad a los participantes de todos los países.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de diciembre de 1983

Más información

  • Una delegación soviética está en EE UU para supervisar los preparativos olímpicos