Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cruzadas evangélicas abandonaron durante noviembre el reformatorio femenino de San Fernando de Henares

Las Cruzadas Evangélicas, instituto religioso de carácter secular habitualmente dedicado a "la rehabilitación de mujeres delincuentes, prostitutas o madres solteras", han abandonado la dirección y atención del reformatorio femenino de San Fernando de Henares, donde el pasado 19 de septiembre falleció, al caer desde la ventana de un tercer piso a un patio interior, la joven interna de. 15 años Inmaculada Valderrama, según informaron fuentes del Consejo Superior de Protección de Menores.Según la versión oficial del suceso citado, en el momento de la caída Inmaculada intentaba escapar, aunque algunas circunstancias, como el hecho de que la joven estuviera vestida con ropa interior o que las puertas del centro estuvieran abiertas, produjeron dudas sobre esta explicación. Las diligencias relacionadas con esta muerte, instruidas por el Juzgado de San Fernando, siguen abiertas, añadieron las mencionadas fuentes.

El abandono del reformatorio por las Cruzadas Evangélicas, que se produjo a lo largo del pasado mes de noviembre, se efectuó a petición propia, siempre según la información del Consejo Superior. Entre las ocho cruzadas que han dejado el centro se encuentra la directora, Feliciana Sánchez. Otras ocho educadoras, éstas dependientes del Consejo Superior de Protección de Menores, han solicitado, al mismo tiempo, su traslado a otras dependencias. En San Fernando sólo han permanecido cinco miembros del antiguo personal, que se ha visto renovado con 14 nuevos educadores, entre ellos seis hombres.

El Consejo Superior, bajo cuya directa responsabilidad queda el reformatorio, ha anunciado que en el mismo se ha paralizado la admisión de nuevas internas, al tiempo que se ha adoptado una nueva política basada en una mayor apertura hacia el pueblo de San Fernando y un incremento de las actividades educativas, culturales y deportivas de las internas. En la nueva etapa del controvertido reformatorio participa de forma activa el Ayuntamiento de San Femando, que, con ocasión de la muerte de Inmaculada Valderrama, manifestó su preocupación por el ambiente represivo que reinaba en el centro.

También en Peña GrandeLa retirada del reformatorio de San Fernando de las Cruzadas Evangélicas ha ido acompañada de idéntica medida en el colegio de Nuestra Señora de la Almudena, en el madrileño barrio de Peña Grande, con lo que este instituto ya no tiene ninguna responsabilidad en los centros dependientes del Consejo Superior. En Peña Grande había internadas unas 120 menores, embarazadas o madres solteras, y 100 niños. Algunas de las internas llevaban allí seis años, atendidas por una docena de miembros de las Cruzadas.Con la partida de las Cruzadas de Peña Grande, el Consejo ha adoptado asimismo una política de vaciar el centro, cuyas condiciones han sido calificadas de sórdidas. 20 chicas han salido del mismo para ser atendidas por sus familias y a otras 50 se les han buscado residencias alternativas. En las próximas semanas, otras 20 internas serán trasladadas a un nuevo centro situado en la calle de Arturo Soria. El objetivo del Consejo en relación a Peña Grande es eliminarlo a medio plazo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de diciembre de 1983

Más información

  • En el mes de septiembre murió una interna de 15 años en circunstancias nunca aclaradas