Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juan Barranco anuncia que no se sancionará a los empleados que asistieron a la concentración

Juan Barranco, primer teniente de alcalde, manifestó ayer que el Ayuntamiento de Madrid ha decidido no imponer sanciones a los funcionarios que ayer asistieron durante su horario laboral y pese a que lo tenían prohibido expresamente por el equipo de Gobierno, a la manifestación en protesta por la concesión de un aumento salarial del 6,5%. Para el Ejecutivo municipal, la presencia en la movilización suponía abandono del trabajo.Barranco, primer teniente de alcalde y alcalde en funciones, minimizó la importancia de la manifestación, y afirmó que sólo ha participado el 8,5% de la plantilla. Asimismo, negó que se hayan producido coacciones a los trabajadores e insistió en la voluntad municipal de reanudar de in mediato las negociaciones.

En la habitual conferencia del prensa de los miércoles, Barranco situó la participación de funcionarios en la marcha entre 1.000 y 1.500. Precisó que ha so licitado partes de asistencia al, trabajo de cada departamento y de las juntas municipales. "El total de funcionarios que han faltado" dijo, "es de 246 sobre los más de 19.000 existentes. De las 13 juntas de distrito controladas únicamente han faltado a su trabajo 45 funcionarios sobre un total de 572".

Con respecto a la prohibición de asistir a la asamblea de la plaza Mayor, Barranco manifestó que en el convenio colectivo se establece que este tipo de concentraciones debe celebrarse en locales municipales. Por ello, el equipo de gobierno ofreció un pabellón de la Casa de Campo. Mostró un escrito del comité de empresa, de fecha 29 de noviembre, en el que ese órgano de representación aceptaba celebrar la asamblea en dicho local, aunque luego optó por convocarla en la plaza Mayor.

Sobre la manifestación, afirmó Barranco que al Ayuntamiento no se le había solicitado autorización, y que el permiso del Gobierno Civil se refería a una cuestión de orden público que no es vinculante para el equipo de gobierno municipal. "Es la primera vez", indicó, "que veojuna manifestación pagadá. Los manifestantes han cobrado durante estas horas el sueldo que les abonan todos los ciudadanos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 1983