Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El accidente del 'jumbo' de Avianca en Madrid

El avión perdió parte del ala derecha en su primer impacto con el suelo

El Boeing 747 de Avianca accidentado en la madrugada del pasado domingo cerca de Madrid, en su primer contacto con el suelo, "perdió el extremo del ala derecha y, posiblemente, el motor número situado bajo esa misma a la, por lo que el siniestro fue ya inevitable a partir de ese momento". Esta es una de las primeras conclusiones provisionales a las que han llega o miembros de la comisión investigadora del siniestro según dijeron ayer a este periódico fuentes de la misma. Por otro lado, y tras la escucha de las conversaciones mantenidas entre los controladores de vuelo españoles y la tripulación del, avión, "parece que está totalmente descartada, cualquier responsabilidad por parte de los controladores", según dijeron ayer miembros del Sindicato Español de Pilotos de líneas Aéreas (SEPLA)

Deacuerdo con las primeras investigaciones, el avión estaba en posición horizortal cuando tocó el suelo por primera vez sobre un pequeño montículo. Sin embargo, el motor núnero cuatro, situado casi en el extremo del ala derecha, "debió rozar contra una pequeña roca y posiblemente se desprendió o incluso se pudo incendiar". Para recoger más datos sobre esta circunstancia, hoy mismo será examinada en profundidad la citada roca, a la vez que se tomarán, con exactitud las medidas de la zona en que cayó el Boeing y la distaicia a la que fueron encontrados los restos del aparato.Por otra parte, y una vez escuchadas las memionadas conversaciones de los controladores españoles con la tripulación del jumbo, la cornision investigadora, según dijeron a ser en una conferencia de prensa varios miembros del SEPLA, centra gran parte de su atención en los resultados que se obtengan del denominado Flight Data Recorder (FDR), que es la parte de la caja negra en la que se registra el comportamiento de todos los sistemas de vuelo del aparato. El FDR del jumbo recogió hasta 64 parámetros por segundo, y será enviado esta misma semana a Washington, donde, con asesoramiento de expertos de la Boeing -fabricante del avión-, será estudiado por miembros de la National Transport Safety Board (organismo oficial estadounidense que investiga accidentes aéreos).

En la misma conferencia de prensa, ninguno de los seis pilotos asistentes quiso pronunciarse sobre las posibles causas del accidente. Víctor Martínez Martínez, miembro de la comisión investigadora, dijo que, "aunque es muy dificil, puede ser" que se inceñdiara un motor, pero precisó que no hay datos en los que basar esta hipótesis. Martínez agregó que un jumbo puede aterrizar perfectamente con un motor incendiado.

Por otro lado y respecto a, algunas opiniones expresadas en periódicos por algunos pilotos sobre las causas del accidente, el presidente del SEPLA, Manuel Jiménez, calificó esas opiniones de "irresponsables y frívolas" y no descartó que el sindicato tome medidas contra alguno de esos pilotos afiliados al SEPLA. Respecto al estado del avión siniestrado, Álvaro Jaramillo, comandante de aeronave e inspector de las tripulaciones de Avianca, manifestó que él mismo pilotó el jumbo en el viaje de Bogotá a Madrid el pasado sábado, y señaló "que no tenía ningún problema".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de noviembre de 1983