Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDAD

La OMS 'congela' la publicación de un estudio acerca del mercado del alcohol

La Organización Mundial de la Salud (OMS) posee un documentado informe sobre el mercado del alcohol, encargado hace ya un par de años, pero que todavía no ha visto la luz pública porque, según expertos de la organización, en él se insiste demasiado en los aspectos económicos del problema y se deja de lado la salud. La Organización Mundial de la Salud es víctima, al parecer, de grandes presiones, y eso puede explicar que todavía no se haya hecho público el informe.

Por otra parte, la OMS tampoco puede ir más lejos que la voluntad de los Gobiernos que la integran, y en el ámbito del alcohol, como en el del tabaco, los Estados suelen supeditar sus propios intereses económicos inmediatos a la prevención y a la salud de sus ciudadanos.El informe revela que el mercado mundial de bebidas alcohólicas representa algo así como 24 billones largos de pesetas al año. Las exportaciones dé vinos, licores y cervezas están hoy día en manos de una treintena de multinacionales, que sólo en publicidad se gastan unos 1.000 millones de pesetas diarios.

Concentración de mercado

La mitad de las ventas de cerveza están controladas por firmas alemanas, danesas y holandesas. El 80% del mercado internacional de los licores está acaparado prácticamente por sociedades francesas e inglesas y las exportaciones de vinos están a su vez en manos de francesas e italianas, en proporciones que rondan el 60%.El informe insiste sobre la conveniencia de "dotarse urgentemente de ciertas disposiciones que regulen el mercado del alcohol" y eso, obviamente, es tarea de los gobiernos.

Los autores del informe, dos economistas de la UNCTAD (Conferencia de Naciones Unidas sobre el Comercio y Desarrollo), ponen sobre todo de relieve la concentración del mercado del alcohol y el control que sobre él ejercen determinadas firmas y marcas.

Según el estudio, la política de ventas de las grandes multinacionales atiende no sólo a volcarse en núcleos de población "vulnerables", (jóvenes, mujeres, etcétera), sino también a introducirse de forma irreversible en los países del Tercer Mundo, donde por ejemplo la producción de cerveza aumentó en un 400% entre 1960 y 1980.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de noviembre de 1983