Las lluvias causan un muerto, 200 familias evacuadas y grandes pérdidas en Sanlúcar

Las lluvias torrenciales que están afectando al cuadrante suroccidental de la península se cebaron en esta ocasión en la localidad gaditana de Sanlúcar de Barrameda (50.000 habitantes), donde en la madrugada del sábado se vivieron horas angustiosas: un joven pereció ahogado; las aguas, en la parte baja de la ciudad, llegaron a alcanzar más de metro y medio de altura; 200 familias fueron evacuadas y los destrozos son incalculables por el momento.

Pasada la medianoche del viernes, la fuerte tromba de agua que caía en esos momentos comenzó a sembrar la preocupación. A. las dos de la madrugada se instalaba un centro de operaciones de Protección Civil en el cuartel de la Policía Municipal, ya que el ayuntamiento se había inundado, como el resto de la parte baja de la población; al frente, el, alcalde, José Luis Medina. A lo largo de la noche, llovió fuerte e ininterrumpidamente durante ocho horas, recogiéndose 20,0 litros por metro cuadrado.Un joven, Ricardo Chico Díez, de 27 años de edad, moría ahogado en la oscuridad de la noche. Al parecer, trató de huir de la riada, sufrió una lipotimia y las aguas arrastraron su cuerpo. Unas 200 familias, mientras el nivel de las aguas subía vertiginosamente, tuvieron que ser rescatadas, dejando atrás sus casas arrasadas por el temporal. Miembros de la Policía Nacional evacuaban en esos momentos a tres parturientas, que fueron trasladadas a la residencia de la Seguridad Social de la capital. El agua invadía los locales comerciales del centro de la ciudad. Zapatos, frigoríficos, televisores, tejidos, todo se echaba a perder.

A media mañana de ayer, el sol surgió entre las nubes. El nivel de las aguas comenzó a descender; afortunadamente, la pleamar en la desembocadura del Guadalquivir, que flanquea la zona baja de la ciudad, coincidió con las últimas gotas de la tormenta. La pesadilla había pasado, aunque entonces comenzaba a despejarse el paisaje urbano de la desolación. José Luis Medina, junto con otros miembros de Protección Civil, subió a un jeep de la Policía Nacional para comprobar en el sitio los destrozos, que ahora habrá que cuantificar.

El jueves se inauguraba en Cádiz un curso de protección civil, organizado por la Junta de Andalucía: ¿quién podía imaginar que los ponentes del mismo tendrían un ejemplo práctico al alcance de la mano? Ellos estuvieron, desde el primer momento, contribuyendo a paliar la catástrofe en Sanlúcar de Barrameda.

El temporal de lluvias también afectó al resto de la provincia de Cádiz, aunque las cantidades vertidas fueran sensiblemente inferiores a las provocadas por la tromba que se asentó sobre Sanlúcar de Barrameda. En la capital de la provincia se registraron durante la madrugada del sábado 36 litros por metro cuadrado, que provocaron pequeños daños y numerosas salidas de los bomberos. El tren nocturno procedente de Madrid tuvo que demorar 40 minutos su llegada a la estación debido a que a la entrada de la misma una gran charca de agua y fango había cubierto las vías.

Beneficios para el campo

La lluvia caída durante los últimos días ha sido beneficiosa para el campo andaluz en general, ya que ha preparado la tierra para la siembra, humedeciéndola. Sin embargo, en muy poco ha contribuido a saciar la sed de los pantanos, que apenas han aumentado de nivel. En una zona donde es angustiosa la sequía para la población como es el campo de Gibraltar, en lo que va de año han caído 310 milímetros de agua, frente a los 179 que se vertieron a lo largo de 1982; la zona continúa con fuertes restricciones y en alerta roja.Pese a estos datos, un tanto esperanzadores para el campo, los andaluces recordarán estas fechas por los estragos causados por el agua en distintas poblaciones de las provincias de Huelva, Sevilla y Cádiz. Mientras, el pronóstico señala que continuarán las lluvias.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción