Una anciana de 73 años, asesinada de 25 puñaladas en la cocina de su vivienda

Dos mujeres, una joven recién, casada y una anciana, fueron asesinadas ayer en Madrid, con armas blancas en ambos casos. El móvil de los homicidios, sin relación entre sí, parece ser el robo, según informó la Jefatura Superior de Policía. Antonia Clavero de la Iglesia, de 73 años de edad, fue encontrada muerta en la cocina de su domicilio a las 12.30 horas. El cadáver estaba "cosido a puñaladas", según explicó uno de los policías que protagonizó el hallazgo. A primera hora de la mañana, María Paz Molina Rodríguez, de 23 años, fue encontrada degollada en un descampado de Torrejón de Ardoz.

Una voz masculina anónima comunicó por teléfono a inspectores de la comisaría de San Blas que se estaba perpetrando un robo en la calle de San Mariano, número 94. Un coche patrulla de la Policía Nacional, que se encontraba muy próximo al lugar, llegó muy pocos minutos después. Según la versión facilitada por los propios agentes, cuando llegaron la puerta de la vivienda estaba abierta y no presentaba signos de haber sido forzada. Los policías penetraron y se encontraron en la cocina con el cadáver de la anciana asesinada.El autor del crimen, según manifestó luego la policía, se ensañó con la víctima. Los vecinos explicaron que dos hombres jóvenes, que parecían ser gitanos, habían salido precipitadamente de la casa segundos antes de llegar los agentes. Aunque los policías no quisieron hacer ninguna declaración al respecto, parece probable que alguno de los vecinos del inmueble, posiblemente el mismo hombre que había dado la alarma por teléfono, presenciara una parte del suceso o escuchara algo sospechoso.

El móvil del homicidio parece haber sido el robo. El dormitorio de la víctima, que estaba casada y tenía 3 hijos, estaba completamente revuelto. Por el momento se desconoce el importe del botín que consiguieron los ladrones en la vivienda, porque tanto el marido como los hijos de la víctima se encontraban ayer violentamente impresionados por el suceso y no pudieron establecer un inventario. Momentos después de producirse el asesinato, diversos familiares de la anciana, que habían sido avisados por la policía, llegaron al domicilio y protagonizaron escenas de dolor. La víctima vivía con su marido, y dos nietos de 6 y 9 años, que se encontraban en el colegio en el momento de producirse el suceso.

La hipótesis que ayer se consideraba más probable es que Antonia Clavero abrió de forma voluntaria la puerta de su vivienda a los ladrones, puesto que ésta no estaba forzada.

El asesinato de la anciana, que era conocida y querida en el poblado de la Musas, provocó ayer enorme indignación. Varias decenas de personas se situaron delante del inmueble donde se había producido el crimen. Algunos vecinos manifestaron su indignación por los numerosos atracos que se vienen produciendo en la zona.

Es probable que los asesinos de la anciana fueran drogadictos, según manifestó la policía, "puesto que sólo personas que se encontraran bajo los efectos del mono (síndrome de abstinencia, que provoca gran malestar físico y excitación en personas adictas a la heroína) pudieron cometer semejante atrocidad".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En un descampado

Por otra parte, el cuerpo de María Paz Molina Rodríguez, de 23 años, fue descubierto a las 8.15 horas de ayer en un descampado en la localidad de Torrejón de Ardoz, situada a 20 kilómetros de Madrid. La víctima presentaba una profunda herida en el cuello, producida, al parecer, según la Policía, por un cuchillo de cocina de grandes dimensiones o por un hacha.La joven, que vivía en el número 8 de la calle del Cedro, se había casado hace cuatro meses y trabajaba como asistenta en Madrid. El pasado jueves acudió por la mañana temprano a su trabajo, y salió de éste como todos los días, a las 17.00 horas, pero no llegó a su casa, según la misma fuente. Su marido, que regresó al domicilio a las 22.00 horas, extrañado por la ausencia de su esposa, denunció inmediatamente a la policía la desaparición de la mujer.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS