Extremadura es la región donde las lluvias han contribuido más a reducir las restricciones de agua

Las restricciones han cesado en Cáceres capital, Badajoz dejará en breve de abastecerse del río Guadiana y varias localidades han escapado de la lista de alerta roja. Este es el balance positivo de una semana de lluvias sobre Extremadura, que abre expectativas de mejoras importantes en el suministro de agua a casi un cuarto de millón de personas actualmente con problemas de abastecimiento. La situación se ha aliviado parcialmente en Andalucía y el País Valenciano.

En Cáceres capital, que desde hace varias semanas sufría restricciones desde las seis de la tarde hasta las, siete de la mañana, se ha normalizado desde ayer el suministro y no se volverá a producir ningún corte de agua, al menos en cuatro meses. El embalse de Guadiloba, que en octubre apenas tenía 400.000 metros cúbicos, dispone ahora de casi tres millones, reserva suficiente para varios meses.También Badajoz ha sido beneficiada por las lluvias, y la capital dejará en breve de abastecerse del río Guadiana, al haber recibido el embalse de Peña del Águila más de 400.000 metros cúbicos, con lo que pronto podrá alcanzar los nueve millones de metros cúbicos que precisa. A pesar de todo, continúa habiendo problemas, ya que en estos momentos en Extremadura hay 84 pueblos en alerta roja.

Alivio en Huelva y Sevilla

Salvo en las provincias de Huelva, Sevilla y, en parte, Cádiz, las últimas lluvias registradas apenas han contribuido a eliminar las restricciones en el abastecimiento de agua que venía sufriendo la región andaluza a causa de: la prolongada sequía. Las dos fuertes tormentas que han descargado sobre Huelva desde principios de noviembre, con las consecuencias de inundaciones y pérdidas ya conocidas, -informa José Aguilar- han traido la buena nueva de que toda la provincia verá a partir de ahora normalizado su abastecimiento 37 disfruta de una situación tal que durante un año estará garantizado el suministro a las, poblaciones, aun en el caso de que no volviese a llover.Los sevillanos tienen desde el jueves dos horas más de agua al día. EMASESA, la empresa que abastece a la capital y los 29 pueblos de su entorno, se apresuró a decretar una disminución de las restricciones, que desde entonces abarcan desde las ocho de la noche hasta las seis de la mañana. Las reservas actuales permitirían el suministro hasta el mes de abril de 1984, aunque manteniendo la austeridad actual y a la espera de que la meteorología siga ayudando. El alcalde de Sevilla, Manuel del Valle, ha dictado un bando en el que asegura que la situación de extrema gravedad que se padecía ha sido superada, si bien insiste en la necesidad de evitar despilfarros.

Campo de Gibraltar

El tercer punto geográfico que se ha beneficiado de manera inmediata de las lluvias de los últimos días ha sido el Campo de Gibraltar, donde se ha podido aumentar en una hora el abastecimiento a las poblaciones, que, de todos modos, sigue siendo alarmantemente baja: cuatro horas diarias.Esta es de las zonas que se encuentran en peor situación de toda Andalucía, ya que, según informes técnicos solventes, haría falta una lluvia constante durante muchos días para normalizar los pantanos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En Almería capital no hay restricciones, pero el alcalde ha pedido a los ciudadanos que moderen su alegría a la hora de abrir los grifos, ya que en esta ciudad se produce uno de los mayores consumos por habitante y día de toda España. 27 pueblos de aquella provincia siguen en alerta roja y hay que aclarar que en Almería no existen pantanos y el proceso mediante el cual la lluvia puede llegar a los pozos abastecedores es necesariamente lento.

Las lluvias torrenciales caídas en las provincia de Valencia el domingo y el jueves pasados no han tenido una gran incidencia en el aumento de las reservas de agua y, por tanto, no ha mejorado la situación de seis localidades en situación crítica debido a la sequía.

Muy diferentes -informa Manuel Muñoz- han sido las consecuencias de las lluvias en la provincia de Castellón, donde se ha pasado de los 5.000 metros cúbicos embalsados que había antes de las lluvias a 25 millones de metros cúbicos, que han resuelto el problema de escasez de agua que se padecía.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS