Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las disputas de dos médicos del Niño Jesús acaban en el juzgado

Las continuas discusiones entre el jefe y el adjunto del servicio de neurocirugía infantil del hospital del Niño Jesús, los doctores César Herrero y Alfonso Pascual, respectivamente, han llegado a un, punto en que puede considerarse en peligro la integridad física de los pacientes, que han de ser sometidos a operaciones delicadas, algunas de ellas consideradas de alto riesgo. Este extremo se recoge en una denuncia presentada el pasado 4 de octubre por el doctor Herrero ante el Juzgado de Instrucción nº 8.La denuncia da cuenta de la supuesta actitud de indisciplina del subjefe del servicio y de la postura de inhibición y de desprecio hacia el denunciante adoptada por el director del hospital, el doctor Juan Casado.

Hace siete años, el hospital madrileño del Niño Jesús se amplió con la creación del servicio de neurocirugía infantil, el único de carácter nacional que existe en España. A la oposición concursaron, entre otros, los doctores César Herrero y Alfonso Pascual, que fueron nombrados jefe de servicio y adjunto, respectivamente.

Herrero, que en un principio se mostró muy nervioso y remiso a hablar del asunto, reconoció finalmente que tal enemistad entre los dos médicos existe desde hace meses, aunque manifestó desconocer los motivos de lo que él considera una actitud de indisciplina de su adjunto.Sus desavenencias alcanzaron el punto álgido el pasado 22 de septiembre, cuando el adjunto, el doctor Pascual, comenzó una discusión con su jefe, ante la misma mesa de operaciones, y cuando Herrero ya había comenzado a trabajar, sobre la forma de llevar a cabo una intervención quirúrgica delicada. Pascual llegó a exhibir y utilizar libros de consulta para apoyar sus argumentos.

En otras ocasiones el doctor Pascual, según la denuncia presentada ante el juzgado, decidió operar a un niño sin conocimiento del jefe del servicio. Muy a menudo, las polémicas entre ambos han ocasionado retrasos de los tratamientos médicos pertinentes en cada caso o de la decisión de intervenir a un paciente.

"No es tan grave" afirma el director

El doctor Herrero comunicó varias veces al director del centro, doctor Casado, las anómalas circunstancias en que se desarrolla el trabajo en el servicio de neurocirugía, sin que, según el denunciante, el director haya tomado las medidas oportunas, a pesar de advertirle, de palabra y por escrito, que tales desavenencias, con el estado de nerviosismo y excitación que pueden crear, entrañan de hecho un riesg6 para la integridad física de los niños a su cargo.Fue después de una agria entrevista entre el denunciante y el di rector del hospital cuando el primero se decidió a interponer la denuncia ante los tribunales, iniciativa que acompañó con el envío de telegramas en el mismo sentido al ministro de Sanidad, Ernest Lluch. Los documentos que acompañan a la denuncia, cuyas copias obran en poder del abogado del denunciante, testifican que el doctor Pascual ya fue despedido del hospital Insular, de Las Palmas de Gran Canaria, por similares actitudes de indisciplina y extralimitación en sus funciones. ,

Por su parte, el director del hospital Niño Jesús, el doctor Juan Casado, reconoció que existe un problema en el servicio de neurocirugía, aunque afirmó desconocer la presentación de una denuncia contra su gestión: "No creo, sin embargo, que sea tan grave como se dice". Casado negó rotundamente que "esas diferencias que existen puedan ir en detrimento de la calidad de la asistencia que se da a los niños".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de octubre de 1983

Más información

  • El jefe del servicio de Neurocirugía del hospital infantil cree que la situación pone en peligro la calidad de la asistencia