Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comienza en Polonia el primer pleno comunista desde el levantamiento de la ley marcial

El decimotercer pleno del Comité Central del Partido Obrero Unificado Polaco (POUP, comunista), el primero después del levantamiento de la ley marcial en diciembre de 1981, se abrió ayer en Varsovia con una ponencia presentada por el miembro del Politburó Jozef Czyrek, que reconoció errores y dijo que el POUP tiene que pasar a la ofensiva. La tónica general de la ponencia fue de autocomplacencia.El llamado pleno ideológico, dedicado a "las tareas ideológicas del partido en la consolidación del papel decisivo de la clase obrera en el desarrollo socialista de Polonia", como lo caracterizó la agencia oficial de Prensa PAP, comenzó ayer y concluirá este mediodía en Varsovia. Horas antes de que los 200 miembros del Comité Central se reuniesen en Varsovia, la víspera por la noche, la policía intervino con mangueras y gases lacrimógenos en Nowa Huta, la ciudad-satélite de Cracovia, donde unos centenares de obreros se manifestaron a la salida de una misa, en el primer aniversario de la muerte de un joven trabajador fallecido tras las manifestaciones violentas de hace un año ocurridas con motivo de la prohibición definitiva del sindicato independiente Solidaridad.

El ponente del pleno, Czyrek, dijo que el socialismo en Polonia no es un producto de la geopolítica, sino el resultado de un proceso histórico. Con esto, el miembro del Politburó afirma que el régimen polaco no es resultado de la proximidad a la Unión Soviética.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de octubre de 1983