Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia insistió ayer en condicionar la entrada de España en la CEE

La adhesión de España a la Comunidad Económica Europea (CEE) dio lugar ayer a diversas declaraciones contradictorias, entre las que destacan las de la parte francesa. François Mitterrand, presidente francés, recordó ayer en Bruselas que antes de seguir el proceso de negociación con España era necesario aprobar la reforma del reglamento de frutas y verduras, y en general, garantizar a los agricultores franceses que no sufrirán por la competencia española. Por su parte, André Chandernagor, ministro francés para Asuntos Europeos, afirmó en Lisboa que los problemas de la CEE son grandes y mientras no se resuelvan, las puertas comunitarias no se abrirán a los países ibéricos, informa Efe.Las palabras de Mitterrand, que fueron comunicadas a la agencia por el portavoz del Ministerio belga de Asuntos Exteriores, se produjeron en el seno de una reunión de una hora del presidente con el Gobierno belga, en la que se habló del ingreso de España en la CEE. Sin embargo, el ministro de Asuntos Exteriores de Bélgica, Leo Tindemans, destacó el apoyo de Bélgica a la entrada de España y Portugal en la CEE sin condiciones previas, siempre según el portavoz.

En la reunión, ambos gobiernos acordaron esforzarse por conseguir un progreso en la próxima cumbre de jefes de Estado o Gobierno de la CEE en Atenas, que se celebrará los días 5 y 6 de diciembre, antes de que Grecia ceda a Francia la presidencia semestral de la CEE, en enero de 1984.

La hora de la verdad

Chandernagor explicó en Lisboa que la CEE, al margen de sus problemas presupuestarios, afronta problemas políticos que afectan a su propia supervivencia. "Si existe el deseo de que la CEE siga adelante como tal Comunidad, debe existir la correspondiente voluntad política para ello", dijo el ministro. Chandernagor, en visita oficial de dos días a Lisboa para entrevistarse con las autoridades locales, reiteró los puntos de vista de París sobre la ampliación de la CEE a Portugal y España, cuyo proceso se acerca a la hora de la verdad".

El ministro manifestó que la postura francesa siempre fue clara al respecto y se fundamenta en dos puntos básicos. Por un lado, antes de proceder a su ampliación, la Comunidad debe estar preparada para poder soportarla.

Por último, y según informa la agencia, un portavoz de la CEE afirmó ayer en Bruselas la sesión negociadora ministerial entre España y la CEE "no dará grandes pasos adelante". El ministro español de Asuntos Exteriores, Fernando Morán, presidirá la delegación española que negociará con la CEE el próximo martes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de octubre de 1983

Más información

  • François Mitterrand y André Chandernagor anteponen los problemas internos comunitarios .