Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La suspensión de pagos de Montesa

Motocicletas Montesa, S A, presentó el sábado solicitud de suspensión de pagos ante los juzgados barceloneses. En la memoria se acredita un activo de 997 millones de pesetas y un pasivo de 731 millones. Según dicha memoria, las causas básicas del problema estriban en la caída del mercado interior y en la creciente competencia de los fabricantes japoneses. Las ventas, han bajado de 21.611 unidades en 1977 a 8.029 unidades en 1982.Para hacer frente a esa situación, Montesa trató, de reducir costes, redujo plantilla, participó en el hoy estancado plan de reconversión e incluso en el mes de marzo propuso a la Administración un "plan de ordenación" para fusionarse con Ossa (que actualmente' funciona como sociedad anónima laboral) y Bultaco (en suspensión de pagos) que pronto se levantará), que no fue aceptado.

Simultáneamente, Montesa formalizaba con la japonesa Honda un acuerdo elaborado desde mayo de 1982 por el que Montesa exportaba a todo el mundo sus modelos bajo la marca Montesa-Honda; fabricaba algunos modelos de tecnología mixta y comercializaba en España modelos del segmento alto importados del Japón. Los resultados de esta operación no han llegado a tiempo de evitar la suspensión de pagos.

La mediación del conseller de Industria, Vicenç Oller, garantizó ayer la buena disposición de los acreedores bancarios de no cerrar los grifos financieros a Montesa, al menos hasta que entre en vigor el nuevo plan de reconversión. Entre los acreedores destacan Hacienda y Seguridad Social. Los bancos afectados, en cantidades inferiores, son el Hispano, Central, Exterior, Sabadell y Sindicato de Banqueros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de octubre de 1983