Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Raimon Obiols, designado candidato socialista a la presidencia de la Generalitat

Raimon Obiols fue elegido ayer candidato socialista a la Presidencia de la Generalitat, en una reunión del Consell Nacional del partido celebrada en el parador de Sau, cerca de Vic, en el mismo lugar en que se celeboró el anteproyecto de Estatuto de Autonomía, en 1978. Obiols obtuvo 124 votos a favor y uno en blanco. El candidato aspira a ser elegido presidente de la Generalitat "el mismo día 1 de mayo, fiesta del Trabajo, si es que se celebran las elecciones, como parece ser, el día 29 de abril; ese día ha de amanecer en Cataluña con un Gobierno socialista, dijo en un discurso improvisado tras su designación.

El otro partido de la izquierda catalana, el Partit Socialista Unificat (PSUC), comunista, ya designó el sábado a su primer candidato: Antoni Gutiérrez Díaz, secretario general del partido.Todas las previsiones y las precauciones de organización se vieron desbordadas por la masiva afluencia de personas que, procedentes de toda Cataluña en un número superior a los 3.000, se dieron cita en el parador de Sau. El desarrollo de la reunión fue seguido por la multitud a través de los altavoces instalados en la parte exterior del parador. El embotellamiento de varios kilómetros que se originó en la carretera de acceso hizo que algunos miembros de la ejecutiva del PSC, e incluso el propio ministro de Defensa, Narcís Serra, llegaran después de la hora prevista.

El presidente del partido, el embajador en París Joan Reventós, fue el encargado de proponer en nombre de la ejecutiva al único candidato que se presentó a la designación. El mismo Reventós, como todos los demás oradores, puso un énfasis especial en señalar el hecho de haber escogido Sau, a pesar de las limitaciones de espacio, porque "nuestra presencia aquí es un gesto, un símbolo y un mensaje claro y explícito", aludiendo a que allí se elaboró el anteproyecto del Estatut vigente "Es", añadió Reventós, "nuestra respuesta a quienes nos han llamado botiflers o traidores". Cuando Reventós pronunció el nombre del candidato a la designación, los asistentes prorrumpieron en aplausos y cuando se conoció el resultado de la votación, corearon el grito de "presidente, presiden te". En un discurso improvisado en parte pronunciado en castellano, Obiols dijo: "Cataluña nunca ha sido un reducto, sino un crisol donde se funden todos los que por aquí vienen o llegan, integrando gentes nacidas en Cataluña y venidas de otras partes de España".

Obiols manifestó en una conferencia de prensa posterior que cualquier pacto de Gobierno con CiU era "una hipótesis muy poco factible, dadas las concepciones tan diferenciadas que tenemos de Cataluña", y en cambio habló de una hipótesis altamente probable de que obtengamos una mayoría suficiente", aunque añadió que "en un esfuerzo para salir de la crisis y en un plano institucional y social, no descartamos la posibilidad de considerar los criterios que otras minorías pudieran aportar". Afirmó que en un plazo de dos o tres semanas estaría en condiciones de presentar un equipo encargado de hacer un seguimiento de la labor del Gobierno Pujol, una especie de Gabinete en la sombra del PSC.

Se mostró partidario de crear la figura del conseller en cap (equivalente a Primer ministro), por cuanto el presidente de la Generalitat debe estar al servicio de todos los ciudadanos. Dejó abierta la posibilidad de renunciar a la primera secretaría del partido si alcanzaba la presidencia. El más probable candidato a conseller en cap es el portavoz socialista en el Parlament, Lluís Armet.

El PSUC, el más madrugador

El Comité Central del Partit Socialista Unificat de Catalunya (PSUC), por otra parte, acordó el sábado que el secretario general del partido, Antoni Gutiérrez Díaz, encabece la candidatura de Barcelona en las elecciones al Parlament. Los aspectos más destacados de la oferta electoral del PSUC son, en palabras de Gutiérrez Díaz, tres condiciones que "difícilmente podrán aportar los demás partidos: responder a los intereses de los trabajadores; ser un partido de izquierda y, al mismo tiempo, nacional".El PSUC quiere evitar la bipolarización en Cataluña y se presenta a las elecciones como una alternativa de izquierda, progresista y popular. Según los comunistas, "la opción Jordi Pujol está totalmente agotada", sobré todo, después de las elecciones del pasado 28-0, que, en opinión del secretario' general comunista, "han creado unas condiciones objetivas que permitirán que el PSUC sea una pieza clave y fundamental en las próximas elecciones al Parlament".

El PSUC afrontará las elecciones con el convencimiento de que la realidad de la sociedad catalana es "pluralista y no tiende al bipartidismo" y con "una opción clara de Gobierno progresista y popular". "Tenemos la seguridad de que no es testimonial", declaró Gutiérrez Díaz, "sino perfectamente asimilable y justa para la mayoría de los ciudadanos de Cataluña, por lo que, si no podemos aplicarla desde el Gobierno, la exigiremos desde la oposición".

Gregorio López Raimundo, presidente del PSUC, afirmó que no se había discutido la inclusión del periodista Xavier Vinader, "ni de ningún otro nombre, hasta una próxima reunión".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de octubre de 1983

Más información

  • Los comunistas eligieron el sábado a Antoni Gutiérrez