Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Veto de TVE

En EL PAÍS del sábado 17 de septiembre aparece una información sobre el veto que sufrí en el programa televisivo Su turno que me ha sumido en la más honda de las perplejidades. Ciertamente, el cinismo del que hacen gala los responsables-televisivos se supera cada día. Según recoge su periódico, fuentes de la dirección televisiva informaron que, no había existido veto, sino que "José Luis Gutiérrez no fue elegido..., porque las posiciones que presuntamente iba a defender ya se encontraban representadas por otras personas que participaban en el mismo programa".

En primer lugar, sí hubo veto, puesto que el director del programa me invitó formal y oficialmente a participar.

En segundo lugar, ¿cuáles son las posiciones que presuntamente yo iba a defender? El comentario de los anónimos budas de TVE es el exacto reflejo de esa boba manía -característica de sociedades necias, atrasadas y tercermundistas- de ideologizar hasta el paroxismo conductas y profesiones, de analizar los infinitivos claroscuros del individuo a través -de la sencillita operación aritmética de las cuatro reglas (PSOE, PCE, AP, PDP).

¿Quién me iba a representar? ¿Acaso AP, alguno de cuyos líderes me tacha habitualmente de terrorista? ¿Quizá el hombre de centro, ignorando que el padre de la criatura, Adolfo Suárez, me tildó públicamente de "submarino del PSOE"? ¿Por ventura el socialista,` cuando algún compañero de ejecutiva me acusa ahora de hacer lobby para el PCE?

Precisamente mi presencia o la de cualquier otro periodista- en el programa fue la única que eché en, falta: la de un profesional de la información.

¿Cuándo entenderán los infumables dirigentes televisivos que ejerciendo el periodismo como debe ser -ya se sabe, control social de poder, la verdad con mayúscula, el rejoneo de golfos, y demás- se pueden vivir experiencias con la suficiente carga erótica que hagan innecesarias las claudicaciones ante el partido de turno? /

Director adjunto de Diario 16.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de septiembre de 1983