Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La rebelión de los hoteleros

Industriales de Mallorca quieren independizarse de los ayuntamientos al estimar que desatienden sus problemas

Palma de Mallorca
La Agrupación de Hoteleros de Palma de Mallorca considera que el aumento de la delincuencia, robos, intentos de violación a veces consumados, asaltos a hoteles y desvalijamiento de sus habitaciones son, junto con una infraestructura que no cubre una demanda de servicios en crecimiento paralelo con el volumen turístico, problemas que le obligan a estudiar seriamente la posibilidad de acceder a una autonomía municipal que los convierta en ayuntamientos independientes, ante lo que los propios hoteleros califican de "absoluta falta de atención" de los actuales. Pero no sólo a, ellos, sino a la mayor parte de los núcleos turísticos de la isla de Mallorca, que dispondrían así de unos recursos propios para cubrir directamente estas carencias sin tener que estar sujetos a la mediación del municipio correspondiente.

La iniciativa de lograr una independencia municipal no es nueva, pero el actual es el primer intento serio de obtenerla, a la sombra del proyecto de ley de Régimen de la Administración Local, que se debatirá en las Cortes dentro del actual período de sesiones, en el que se prevé la implantación de las Entidades Locales Menores (ELM).La Federación Empresarial Hotelera de Mallorca solicitó del gabinete Adolfo Suárez y Abogados un informe jurídico de ese proyecto de ley, que fue elaborado directamente por José Meliá, para conocer las posibilidades de acceso a las ELM de los municipios turísticos de Mallorca. En opinión del consejero de Turismo de la comunidad autónoma, Jaume Cladera, .en cuanto se apruebe el proyecto se va a producir una movilización de los núcleos turísticos para convertirse en entidades autoadministradas".

Los seis kilómetros de la playa de Palma -que dependen, al 50%, del Ayuntamiento de Palma y del de Llucmajor- represientan una de las mayores concentraciones turísticas del Mediterráneo. Cuenta con alrededor de 45.000 plazas hoteleras y un número triple de plazas en apartamentos legales e ileáales (que no figuran como establecimientos turísticos), además de todas las plazas imposibles de contabilizar en casas, chalés y viviendas particulares, que se realquilan entre los propietarios. Distintas fuentes coinciden en cifrar la capacidad real de la playa de Palma en alrededor de 270.000 plazas turísticas disponibles, prácticamente ocupadas en su totalidad durante los meses de julio y agosto. Comparativamente, está al mismo nivel que la Organización Mundial de Turismo da para toda Yugoslavia o Grecia (275.000 plazas) y por encima de todos los núcleos turísticos del Mediterráneo.

Tal capacidad de movimiento de turistas produce, según los hoteleros y empresarios, una degradación paulatina y una pérdida de imagen que ha generado este verano "el caso insólito en la historia de la zona de que, a finales de julio, todos los hoteles tenían plazas disponibles". Para los hoteleros de. la playa de Palma -quejosos y críticos "de la nula actuación de los anteriores consistorios y de la falta de interés de los actuales"-, desde hace años no se hacen inversiones para mejorar su "obsoleta infraestructura o la seguridad ciudadana en uno de los centros turísticos más importantes de la cuenca del Mediterráneo".

Doble crítica

No sólo los de Palma, sino la gran mayoría de hoteleros de la isla se quejan de que en los últimos aflos se han triplicado los impuestos municipales (de radicación, suntuarios, etcétera) a cambio de nada. "Como no podemos quedarnos más tiempo cruzados de brazos, hemos empezado a pensar en soluciones de emergencia y a reconsiderar la gran aspiración de independencia municipal".

Las críticas de los hoteleros tienen dos fundamentos: el incremento de la delincuencia y las carencias de infraestructura (alumbrado, escasez de agua potable en algunos lugares, suciedad y desatención en los servicios públicos). Ambos han sido rechazados por las autoridades competentes. El gobernador civil de Baleares, Carlos Martín Plasencia, dijo recientemente que se está produciendo un aumento de la delincuencia en los núcleos turísticos, pero no lo calificó de alarmante. Por su parte, el alcalde de Palma, Ramón Aguirre (PSOE), rechazó las acusaciones de los empresarios, señalandoque la existencia de problemas de infraestructura no justifica la actitud de estas personas. No obstante, reconoció el alcalde que existen problemas, cuya solución se va a iniciar con la puesta en marcha del nuevo Plan de Ordenación.

Autoadministración

Con la aprobación de la nueva ley, según Cladera, "en cuanto se defina lo que es una entidad local menor y se constituya la primera esto va a producir una auténtica avalancha de peticiones de otras zonas. Parece que la fatura ley delimitará una autoadmínistración de los núcleos turísticos controlada por la comunidad autónoma. Es decir, todo el dinero que ahora pagan los hoteleros y demás empresas turísticas, en concepto de impuestos municipales, se lo van a administrar ellos mismos, sin la mediación, municipal, para adecuar sus instalaciones".

La solución es similar para el presidente de Zonas Turísticas de España (Zontur), gerente de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca y propietario de un hotel, Juan Bonnemaison: "No se les presta ningún caso a los hoteleros en general. En la playa de Palma el conjunto de establecimientos turísticos contribuye con cerca de 2.000 millones de pesetas anuales de impuestos a cambio de escasas e insuficientes mejoras".

Pero tampoco es cierto para Juan Bonnemaison que el descenso de turistas que se ha producido este año sea consecuencia del aumento de la delincuencia o de la desfasada infraestructura, porque en agosto ha aumentado un 4,38% el número de visitantes llegados por vía aérea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de septiembre de 1983