Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Mi revolución teatral

Hablé de mi proyecto, que no revolución cultural, antes de ser elegida concejala, después y recientemente en una conferencia de prensa. Volveré a explicarlo naturalmente porque todo lo que se dice se tiene que decir muchas veces, y agradezco a la Prensa el interés que presta a las decisiones que salen de mi área de trabajo. Ya sé que de todas las declaraciones que yo pueda hacer la que moverá más polvareda será siempre el teatro, y siendo así que conozco algo el medio no puedo, sorprenderme.Como es lógico, estoy obligada a continuar aquellos compromisos ya cerrados del equipo anterior, entre los cuales se encuentra el teatro. Por lo que se refiere al Memorial Xavier Regás, no había ningún contrato firmado, ningún presupuesto votado, y la letra del acuerdo me dejaba una amplia posibilidad de decisión, ya que dice textualmente: "El Departamento de Cultura de la Generalitat de Cataluña y el Ayuntamiento de Barcelona manifiestan la voluntad de dar continuidad al ciclo internacional de teatro Memorial Xavier Regás...". En cuanto a la producción de la Cançó d'amor i de guerra, quiero recordar que se incluye en el presupuesto de la Festa Major de Barcelona, que sea dicho de paso es un presupuesto prudente si se compara al de otras ciudades del Estado español. Por otro lado, que el Gran Teatro del Liceo se popularice durante las fiestas de la Merced, mientras se prepara la gran temporada de ópera, no es ninguna novedad y en la historia de nuestro gran teatro encontraríamos abundantes antecedentes. Mi amigo Joan de Sagarra me dice que esta modesta producción podría haberla hecho el señor Porcioles, lo.que no dudo, pero el caso es que no lo hizo.

Nuestros críticos no se han cansado de denunciar la falta de una política teatral, y ellos saben muy bien, como entendidos en la materia, que una política teatral requiere no sólo un espacio en donde realizarla, sino una capacidad de producción, es decir, de auténtica elección de lo que se programa. No voy a repetir ahora mis proyectos para los cuatro años siguientes; deseo que estas palabras sirvan simplemente como nota aclaratoria. /

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS