Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La elección del alcalde de Irún, aplazada por un falso aviso de bomba en el ayuntamiento

La elección del nuevo alcalde de Irún, prevista para ayer, no llegó a materializarse, al ordenar el nacionalista Xabier Txapartegui, en su calidad de alcalde accidental, el desalojo del ayuntamiento, después de que la Asociación de Ayuda en Carretera recibiera una llamada telefónica anunciando la colocación de dos bombas en la casa consistorial. La amenaza resultó falsa, pero la sesión quedó aplazada hasta el lunes sin que llegara siquiera a constituirse el pleno.Lo más probrable es que la designación del nuevo alcalde termine por realizarse a puerta cerrada, dado el ambiente de tensión que se registraba ayer entre el numeroso público presente y los conatos de incidentes que se produjeron entre simpatizantes del PSOE y de Herri Batasuna (HB). Jóvenes que portaban pegatinas contra el plan ZEN, firmadas por Jarrai, la organización juvenil de KAS (Coordinadora Abertzale Socialista), dieron vivas a ETA Militar y corearon consignas como: "Así, así, así gana Madrid" y "Vosotros, fascistas, sois los terroristas", dirigidas a los socialistas.

Casi con toda seguridad, Ricardo Etxepare, candidado nacionalista que resultó elegido alcalde con los votos del PNV, HB y Coalición Popular, además del de un independiente, deberá ceder la alcaldía al socialista Buen Lacambra, cabeza de la lista más votada, toda vez que los dos concejales conservadores votarán ahora a su propio candidato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de julio de 1983