Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Confianza española en la resolución favorable del caso Micó

El Gobierno español confía en que el caso Micó se resuelva de modo acorde a la perpetuación de las buenas relaciones entre España y Guinea Ecuatorial, según un comunicado oficial emitido ayer en Madrid por la Oficina de Información Diplomática.El comunicado fue publicado al finalizar la entrevista mantenida entre el ministro de Asuntos exteriores español, Fernando Morán y su colega ecuatoguineano, Marcelino Nguema, que ayer culminó su visita oficial a Madrid. En el curso de la entrevista entre ambos ministros, Marcelino Nguema flexibilizó la postura inicial de su país a propósito de la cooperación española con Guinea en materia de Seguridad y Defensa.

En un principio, el Gobierno de Malaba exigía una reducción drástica del número de cooperantes españoles en este rubro, que afectaba incluso a las tripulaciones de los aviones españoles Aviocar que cubrían los circuitos interiores.

Tras la entrevista, el Gobierno del presidente Obiang Nguema parece dispuesto a mantener la presencia de los aviadores y los aviones españoles, así como a rebajar sus exigencias iniciales en cuanto a este capítulo de la cooperación.

El Gobierno español invitó a reflexionar al ministro de Exteriores guineano sobre las repercusiones que la vulneración de lo convenido entre Madrid y Malabo, respecto a la conservación con vida del sargento Micó, podría acarrear en el futuro para las relaciones bilaterales.

Ayer existía en Madrid la duda razonable de que el ministro guineano Marcelino Nguema o bien valoraba el caso Micó con otros parámetros, desprovistos de perfiles de gravedad, o bien intentaba rentabilizar al máximo la sensibilidad española al respecto o, por el contrario, carecía de instrucciones concretas en el tema.

En círculos españoles se pensaba anoche que los acontecimientos habían evolucionado en las últimas horas en un sentido favorable a una nivelación de los intereses de ambas partes, hasta ahora considerada como descompensada perjudicialmente para España.

Sin embargo, permanecían aún dudas sobre la culminación exitosa del contencioso abierto entre Madrid y Malabo desde el asilamiento en la embajada española Guinea del sargento Venancio Micó, hecho que llevó las relaciones hispano-guineanas a su punto más bajo desde el derrocamiento del dictador Macias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de julio de 1983