Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gadafi visita Rabat para intentar romper su aislamiento dentro de los países moderados

Acompañado de sus hermosas guardaespaldas femeninas con tacón alto y subfisil kalashnikov, el líder libio Muamar el Gadafi llegó ayer por la noche a Marruecos y fue recibido en el aeropuerto de Rabat por el rey Hassan II. Gadafi realiza una visita oficial que tiene mucho de espectacular pero probablemente poco de contenido.La visita de Gadafi a Rabat parece tener como objetivo fundamental romper el aislamiento en que se encuentra el líder libio desde que la cumbre de la OUA de 1982, su cumbre, fuera boicoteada por una mayoría de Estados africanos y Gadafi no pudiese ocupar la poltrona de presidente de la organización panafricana.

Parece ser que Hassan II accedió a recibir a Gadafi después de una mediación de Arabia Saudí. El viaje, que forma parte de una gira de relaciones públicas emprendida desde hace más de un mes por Gadafi para visitar a los países árabes más moderados ya le llevó a Arabia Saudí, Yemen del Norte y Yemen del Sur.

Después de visitar a los sauditas, a Gadafi sólo le quedaba reconciliarse con Hassan II, que fue con quien en verdad echó el gran pulso en 1982 y lo perdió, precisamente por su respaldo a la admisión de la República Árabe Saharaui Democrática en la OUA.

La nota oficial marroquí sobre la visita es relativamente amable, y en ella se afirma que viene a "reanudar relaciones con el rey Hassan II y que ella permitirá que los dos jefes de Estado pasen revista a la situación y los problemas actuales del mundo árabe".

Esto, sin duda, se refiere a Oriente Medio y a la crítica situación libanesa y la disputa entre Yasir Arafat y Siria, porque, desde luego, los problemas magrebíes, en particular el del Sáhara, quedan excluidos. Una nota distribuida ayer por la Embajada libia así lo confirma, al afirmar que Libia, una vez que el problema del Sáhara está en manos de la: OUA, ya no tiene nada que ver con él.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de julio de 1983