Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SONDEO PREELECTORAL DE SOFEMASA PARA LAS ELECCIONES DEL 8 DE MAYOCastilla-León

Se confirma el giro a la izquierda del voto conservador

La batalla política en Castilla-León puede terminar con la victoria global del partido socialista en esta comunidad autónoma, según los datos facilitados por el sondeo de Sofemasa. El giro hacia el PSOE del voto tradicionalmente conservador, iniciado en las elecciones legislativas del 28 de octubre, se habría así confirmado en estos comicios de carácter municipal y autonómico, aunque el alto número de indecisos existente todavía hace difícil el pronóstico final.La encuesta otorga a los socialistas algo más del 40% del voto total de Castilla-León en las municipales. Los hombres se muestran más inclinados a respaldar esta opción política que las mujeres -al contrario de lo que sucede con el voto a la coalición AP-PDP-UL- y es notable el alto porcentaje de personas que se declaran católicos dispuesto a votar al PSOE.

Estos datos admiten matices importantes en algunas de las principales ciudades. Por ejemplo, el Ayuntamiento de Burgos es probable que cuente con mayoría de la coalición AP-PDP-UL, observada como la opción "con más crédito político" por el 46% de los encuestados en dicha ciudad, y como "la que mejor solucionaría los problemas" por el 44%. Observadas las distintas variables, los autores del sondeo llegan a la conclusión de que Alianza Popular puede lograr la mayoría absoluta en este ayuntamiento, y por tanto su candidato José María Peña San Martín sería elegido alcalde.

En el resto de las ciudades analizadas, la situación es diversa, como puede observarse con el estudio de los cuadros numéricos. En León, y siempre según el sondeo, la probable victoria socialista puede ser insuficiente para alcanzar la mayoría absoluta, aunque el resto de las opciones aparecen muy distanciadas. En Salamanca hay una situación de empate entre las dos principales candidaturas, y por tanto es muy arriesgado aventurar un pronóstico sobre el triunfo final. Valladolid es, por el contrario, un ejemplo claro de victoria socialista: su actual alcalde, Tomás Rodríguez Bolaños, tiene amplias posibilidades de reelección.

Parlamento socialista

Respecto al resto de las capitales de provincia de Castilla-León, el sondeo no permite aventurar su composición final, puesto que las muestras empleadas son insuficientes para ello. Baste, pues, observar la tendencia general de las municipales en esta región, con el dato adicional de que las personas que no saben si votarán o no, así como los indecisos respecto a su opción final en las urnas, son todavía un porcentaje considerable.

La tendencia general de voto en

la región, más favorable a los socialistas que a los aliancistas, es la base para prever una victoria del PSOE en las elecciones al Parlamento autónomo de Castilla-León, seguido de la coalición AP-PDP-UL como segunda opción.

El Centro Democrático y Social, cuyo líder es Adolfo Suárez, puede representar en esta Cámara el papel de tercer partido, pero a gran distancia de los anteriores. Las posibilidades del CDS son reducidas en toda la región, hasta el punto de que, en las fechas de realización del sondeo, sólo se encontraba en condiciones de obtener escaños en Ávila y León.

Conviene observar, no obstante, el alto número de indecisos respecto al voto autonómico, bastante mayor que el referido a los propios ayuntamientos. La indecisión sobre votar o no es importante en provincias como Soria, Burgos, León e incluso Zamora y, entre los que están dispuestos a acudir a las urnas, no saben qué hacer la cuarta parte de los votantes potenciales de León o Zamora. Son porcentajes demasiado importantes para arriesgar pronósticos definitivos.

Una pista adicional para comprender el comportamiento de los castellano-leoneses en las urnas es la comparación entre lo que votaron el 28-O y lo que dicen que votarán el 8 de mayo. En Ávila hay una clara franja de contacto entre el electorado socialista y el del Centro Democrático y Social: el 10% de los votantes del PSOE piensan ahora pasarse al CDS, mientras el 23% del electorado de este último medita el paso contrario.

En Burgos, lo más sobresaliente es el trasvase del electorado ucedista, que en su mayoría se va a Alianza Popular o a la indecisión más absoluta. Por el contrario, los antiguos votantes de UCD en León se reparten entre la indecisión (más de un tercio) y el paso a AP, con pequeños porcentajes de trasvase a PSOE y CDS.

En fin, en la provincia de Salamanca hay una fidelidad casi absoluta del electorado de AP-PDP a su opción de las legislativas del 28 de octubre, amén de un importante trasvase de votantes de UCD a la opción conservadora. En Segovia, centro de continuadas tormentas autonómicas durante varios años, el antiguo electorado ucedista reparte votos en todas direcciones, mientras la fidelidad respectiva de los votantes de AP y PSOE es muy elevada. Y, por lo que se refiere a Zamora, los electores de UC D están ahora muy repartidos: un tercio, en la indecisión total, el resto se distribuyen entre CDS, AP-PDP y CDS.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de mayo de 1983