Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SONDEO PREELECTORAL DE SOFEMASA PARA LAS ELECCIONES DEL 8 DE MAYOGalicia

Reñida lucha entre las dos principales opciones

Si se confirma la inclinación de voto que refleja el trabajo de Sofemasa, el reparto municipal de Galicia entre el PSOE y la coalición AP-PDP-UL significará un contrapeso a la actual situación de aquella región, en la que, desde que se inició el declive de UCD, domina la coalición que lidera Manuel Fraga. A falta de que las indecisiones de voto se decanten en una u otra dirección, y teniendo en cuenta la dificil medición anticipada del tradicional alto volumen de abstención de Galicia, la previsión del sondeo es de una ligera ventaja socialista.A diferencia de lo que es previsible en la mayoría de las regiones de España, en Galicia la victoria socialista ofrece más dificultades. Sin embargo, la casi equiparación del PSOE con la coalición de la derecha, en lo que se refiere al voto decidido, se rompe en favor de los socialistas cuando se computa también la tendencia de voto. En la misma proporción que aumentan las expectativas del PSOE, disminuye la proporción de indecisos registrados por el sondeo.

En todo caso, el número de gallegos que no tienen decidido votar puede alterar considerablemente los resultados del 8 de mayo. Al casi 8% que tienen decidido no votar hay que añadir un 20%, que incluimos bajo la indicación no sabe / no contesta, y en el que hay que contar con las dos modalidades de respuestas a la gallega de quienes, preguntados si votarán en las elecciones municipales, contestaron probablemente sí (un 12,8 %), o probablemente no (un 3,9%).

Vuelco en La Coruña

Las expectativas de voto en un municipio concreto, el de La Coruña, en el que tienen decidido votar, según el sondeo, casi el 70% de los gallegos con derecho a hacerlo, permitiría al PSOE y a la coalición de Fraga repartirse el Ayuntamiento, a razón de entre 14 y 15 concejales el PSOE, entre 8 y 10 AP-PDP-UL y 2 Convergencia Gallega.

El vuelco respecto a la composición de este ayuntamiento como consecuencia de las elecciones municipales de 1979 sería notable, ya que los 27 concejales se distribuyeron entonces así: ocho UCD, seis PSOE, cinco UG, cuatro CD, dos BNPG y otros dos PCE.

La mayoría de las fuerzas actualmente presentes en aquel ayuntamiento desaparecerían, y sólo permanecerían el PSOE y AP (ésta, como heredera de CD), con la incorporación de Convergencia Gallega.

El hecho de que en Galicia, como en las restantes comunidades autónomas que tienen ya constituidos sus parlamentos, sólo se celebren el 8 de mayo elecciones municipales, confiere a éstas el valor de un ensayo importante para la próxima confrontación entre el partido que gobierna el Estado y el primero de la oposición, en la que los socialistas tratarán de descabalgar al partido de Manuel Fraga, en su propio terreno, del poder autonómico gallego.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de mayo de 1983