Los avicultores han perdido más de 10.000 millones por los bajos precios

Entre 10.000 y 12.000 millones de pesetas ha perdido el sector poductor de huevos desde el pasado mes de mayo a causa del exceso de producción y del descenso de las exportaciones, sistema empleado tradicionalmente para regular el mercado. Para hacer frente a esta situación cíclica, la Asociación Nacional Sindical Avícola (ANSA) ha elaborado un conjunto de medidas a largo plazo, entre las que destaca la creación de un Fondo de Regulación en el que participen el Estado y el propio sector.La caída de los precios ha estado provocada por el incremento del número de ponedoras -actualmente sobran más de dos millones de gallinas-que ha generado un excedente de producción valorado en un 5%, y por las dificultades para dar salida al mismo a través de la exportación.

Actualmente el sistema tradicional de regulación del mercado es la exportación. Cuando los precios del mercado interior caen por debajo de los fijados en la reglamentación de campaña, se pone en marcha un complejo mecanismo administrativo con el fin de conceder restituciones a la exportación y dar salida así a los excedentes. Sin embargo, este mecanismo se está revelando como insuficiente, dada la agilidad del mercado de este producto, que en unos pocos días puede pasar a ser no apto para el consumo, y la lentitud del proceso administrativo.

ANSA ha elaborado un plan de medidas a medio plazo, según ha manifestado Vicente Bosque, director-gerente de la citada asociación, quien señaló que el sector productor de huevos tiene una facturación anual que supera los 100.000 millones de pesetas, lo que representa el 3,5% de la producción agraria total y el 9,5% de la producción ganadera.

Como una de las medidas principales para ordenar el mercado, ANSA solicita la creación de un Fondo de Regulación de Corresponsabilidad entre el Estado y el sector para llevar a cabo actuaciones de regulación en el mercado. Este Fondo sería financiado a partes iguales por el Estado, a través de los Presupuestos Generales, y el sector, a través de una pequeña sobretasa en los derechos reguladores del maíz. El primero se encargaría de la recaudación.

También destaca la reforma del sistema de lonjas en base al establecimiento de unos precios uniformes y al funcionamiento democrátíco y transparente, aplicación de la reglamentación técnica sanitaria para evitar la competencia desleal y el establecimiento de una marca de calidad.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS