Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Continúa bloqueada la elección de presidente de Castilla-León

La asamblea regional de Castilla y León volvió a levantarse a las 2.30 de la madrugada del sábado sin que, por quinto día consecutivo, pudiera ser elegido el presidente de la comunidad autónoma. Los dos representantes del CDS, que pueden decidir el empate a votos entre el PSOE y el bloque UCDAP, con 41 parlamentarios cada uno, insistieron nuevamente en su postura de abstención si no se aceptaba un gabinete de concentración para las nueve provincias de la cuenca del Duero.La comunidad autónomica castellano-leonesa se encuentra así en un callejón sin salida, según informan nuestros corresponsales Antonio Núñez y Luis Miguel de Dios.

Los grupos políticos representados en las Cortes autonómicas buscan soluciones de emergencia para cubrir el vacío político que plantea la ausencia de un poder ejecutivo en la región, encargado de negociar con el Gobierno Central el trasvase de las competencias todavía pendientes y la administración -con riesgo de paralizarse- de las ya transferidas. La permanencia provisional de José Manuel García Verdugo, actual presidente del consejo, y candidato a la reelección por AP-UCD, resulta inaceptable para los socialistas, y la derecha tampoco admitiría que el ejecutivo fuera administrado por unas Cortes regionales presididas por el CDS, como sucede ahora. En el actual estado de cosas resulta poco probable que la junta de portavoces, convocada para el martes, antes de una nueva sesión de la asamblea, pueda llegar a pacto alguno.

Los socialistas intentaron forzar una solución definitiva a última hora del viernes retirando su candidato a la presidencia del consejo, Demetrio Madrid, pero, a la vez, votaron en contra de García Verdugo y fueron llamados al orden", según uno de ellos, por el propio Alfonso Guerra, que telefoneó al castillo de Monzón de Campos, donde tenía lugar la asamblea, pasada la media noche para que mantuvieran la candidatura inicial a toda costa. La ya larga pugna está resucitando, según algunas fuentes, rivalidades internas entre los representantes socialistas de Valladolid y los del resto de las provincias. Los primeros habían presentado semanas atrás al ex secretario regional del PSOE, Juan Antonio Arévalo, como candidato frente al zamorano Demetrio Madrid, al que ahora consideran quemado por la falta de resultados.

La batalla por el control del consejo en vísperas de las elecciones autonómicas le ha costado el cargo a su secretario general, Roberto Fernández de la Reguera, que hace pocos días fue sustituido -a las dos de la madrugada, según los socialistas- por firmar el decreto de convocatoria de elecciones sin el permiso del presidente saliente García-Verdugo, a pesar de que la decisión había sido tomada por la asamblea.

El PSOE, mientras tanto, acusa al CDS de bloquear cualquier solución a la crisis, negándose incluso a negociar su entrada en el gobierno regional si no es con otras contrapartidas, entre ellas un trato favorable en la televisión y facilidades financieras para la próxima campaña a nivel de Estado. Según el PSOE, el propio Rodríguez Sahagún ha ordenado a sus compañeros de partido que se abstengan en todas las votaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de marzo de 1983