Batalla entre Don Carnal y Doña Cuaresma en la plaza Mayor

La batalla entre Don Carnal y Doña Cuaresma será representada a partir de las siete y media de esta tarde en la Plaza Mayor por el grupo "Taedra", en el último día de celebraciones carnavalescas, bajo la dirección del profesor Manuel Criado de Val, quien ha realizado una adaptación basada en El Libro del Buen Amor, del Arcipreste de Hita. Esta escenificación se desarrolla desde hace veintidós años en Hita (Guadalajara) cada mes de junio, y en esta ocasión se presenta por primera vez en Madrid, en un intento del profesor Criado por recuperar el carnaval de la Edad Media.El espectáculo comenzará, tras el desfile de las cofradías, con el primer combate entre las huestes de Don Carnal -acompañado por Don Tocino, Don Buey, Don Ciervo, Doña Merienda- y los seguidores de Doña Cuaresma -entre ellos Don Ayuno, Doña Sardina, Doña Merluza, Don Pulpo-. Tras sucesivos combates, Don Carnal saldrá derrotado, pero finalmente llegará Don Amor para imponer la concordia y la unión entre los dos bandos. Se trata de reflejar simbólicamente el enfrentamiento entre los placeres y el sacrificio de la Cuaresma. Tras la representación, intervendrán diversos grupos que conservan las costumbres del carnaval de la Edad Media, entre ellos los botargas y danzantes de Somosierra (Madrid), los diablos de Almonacid del Marquesado (Cuenca), y los Zampanzar de Ituren (Navarra).

La última jornada de carnaval contará también con el Entierro de la Sardina organizado por la Alegre Cofradía. Se celebrará en el barrio de la Fuente de la Teja. El recorrido previo del sepelio comenzará a las 17.30 horas en la glorieta de San Antonio de la Florida, y terminará a las ocho de la noche en la Puerta de las Moreras de la Casa de Campo. Los asistentes podrán degustar allí "ricas sardinas asadas", según han anunciado los miembros de la cofradía.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS