Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejecutivo ha nombrado 160 funcionarios eventuales y ha cesado 504

Desde la toma de posesión del Gobierno socialista han sido nombrados 160 funcionarios eventuales y han cesado 504, mientras el 84,4% de los actuales directores generales son funcionarios de carrera, según la información suministrada ayer al Pleno del Congreso por el ministro de la Presidencia, Javier Moscoso, quien contestó a ocho de las quince preguntas formuladas al Gobierno por el Grupo Parlamentario Popular. Moscoso aseguró que en la actual Administración pública priman los criterios de profesionalidad.

En respuesta a una de las preguntas, Moscoso destacó que "por primera vez se va a saber lo que ganan los miembros de los gabinetes de los ministros", que oscilan, en las cinco categorías existentes, entre 3.737.242 y 2.014.000 pesetas.Las tanda de preguntas al Gabinete socialista estuvo precedida por una gran expectación, con asistencia de numerosos diputados y más público del habitual en las sesiones de este carácter. El director general de RTVE, José María Calviño, y el director de los servicios informativos, José Luis Balbín, se instalaron en una de las tribunas de invitados. Según manifestó Calviño a EL PAIS el motivo de su visita fue comprobar sobre el terreno las posibilidades que ofrece un debate de este carácter para la apequeña pantalla, "pero no para sacar a los ministros, como muchos dicen, sino precisamente, para que se conozcan las intervenciones de los diputados", puntualizó sonriente.

El debate estuvo dirigido con rigor, agilidad y autoridad por el presidente de la Cámara, Gregorio Peces-Barba, quien llamó a la cuestión a algunos de los diputados que introdujeron en el debate temas ajenos al objeto de sus preguntas y cortó con decisión a los ministros que se excedían en sus respuestas.

Pasó, sin embargo, por alto que Felipe Benítez, a propósito de una pregunta al ministro de Trabajo y Seguridad Social sobre revalorización de las pensiones, señalara el sentimiento de fraude de los pensionistas que no desean el aborto por el uso que la Seguridad Social hará en favor del mismo. En un momento dado en que Alfonso Osorio mencionó a Indalecio Prieto, Peces-Barba no pudo contener el comentario: "Muy oportuna la cita de Indalecio Prieto en el centenario de su nacimiento".

En respuesta a José María Aznar, quien preguntó por el número de funcionarios eventuales que han cesado desde la toma de posesión del nuevo Gobierno, el ministro de la Presidencia contestó lacónicamente: "504". Aznar replicó que la respuesta pasaría "a los anales de la oratoria", y denunció inconstitucionalidad en estos ceses.

Moscoso recordó que los funcionarios eventuales, es decir, no de carrera, "cesan al cesar la autoridad que los nombró". Insistió en que el Gobierno socialista "no ha destituido a nadie, sino que se ha limitado a aplicar la disposición de 1977, de la que fue autor su compañero de grupo, Alfonso Osorio". El mencionado, sentado inmediatamente detrás de Moscoso, intentó intervenir, pero el presidente no le concedió la palabra.

En cuanto al número de funcionarios eventuales nombrados por el nuevo Gobierno, Moscoso los cifró en 160 y explicó que su destino ha sido el de integrarse en los órganos de apoyo al presidente y al vicepresidente. Frente a las críticas de Juan Antonio Montesinos sobre este tipo de designaciones digitales, Moscoso recordó que a la llegada del Gobiero socialista existían en la Administración más de 58.000 funcionarios eventuales, muchos de los cuales se están transformando en fijos.

Carlos Manglano preguntó por los sueldos a percibir por los directores de gabinete de los ministros, y demás personas que integran dichos gabinetes. El ministro de la Presidencia dijo que, por primera vez, se iban a saber las cifras exactas, que seguidamente facilitó: director de gabinete técnico, 3.737.242 pesetas; asesores ejecutivos: 2.236.850, y este mismo importe para los vocales asesores; consejeros técnicos, 2.125.392, y directores de programa, 2.014.00 pesetas.

Los despidos

Juan Ramón Calero se interesó por los contratos laborales de personal al servicio de la Administración pública que han sido rescindidos desde el 3 de diciembre de 1982 y por las causas de tales rescisiones. Moscoso aseguró que el Gobierno no desea ocultar nada, pero que, en relación con un colectivo de 571.405 trabajadores, no es posible conocer pormenorizadamente la cuestión. Calero se refirió al malestar producido en la opinión pública por los ceses, en concreto, de algunos directores de periódicos del Estado. Moscoso replicó que, en todo caso, se han aplicado el estatuto de los trabajadores y las disposiciones legales vigentes.Huidobro denunció que los directores de la Prensa del Estado han sido destituidos por razones ideológicas, "y no han sido sustituidos por personas con mayor capacidad". Cuando, invocando el carácter político del despido, acusó al PSOE de actuar sectariamente, el diputado fue objeto de un pateo desde los escaños de la izquierda. Moscoso ironizó con el dato de que "por primera vez un representante del Grupo Popular se preocupa por algún despedido". Estas palabras merecieron un aplauso en la izquierda y un abucheo desde los bancos de la derecha.

Entre las restantes preguntas formuladas a otros ministros del Gobierno, Juan Manuel Fabra, que inquirió por el criterio de selección de los directivos de las empresas públicas, obtuvo del ministro de Industria y Energía, Carlos Solchaga, la respuesta de que el criterio es la profesionalidad e idoneidad.

Fabra calificó de buenas intenciones las palabras del ministro y dijo que en la realidad no prevalecen tales criterios, sino los del vicepresidente, que son "criterios cuantitativos, como el nombramiento de presidente del Banco Exterior de España -Francisco Fernández Ordóñez-, valorado en 30 monedas", expresión acogida con risas del hemiciclo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de febrero de 1983

Más información

  • Los asesores de los ministros ganan de 2 a 3 millones