Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALEARES

19 muertos y un desaparecido al hundirse un barco mercante polaco cerca de Ibiza

Palma de Mallorca

Diecinueve muertos, ocho supervivientes y un desaparecido es el balance del hundimiento del buque mercante polaco Kudowa Zdroj, que se hundió a las 4.30 horas ayer, jueves, posiblemente a causa de un corrimiento de la carga, a la altura de Punta Grossa, a unas siete millas (12,96 kilómetros) de Ibiza, en las proximidades de la isla de Tagomago.

La tripulación del barco la componían 28 personas, todas ellas de nacionalidad polaca. Los ocho supervivientes fueron recogidos en alta mar por helicópteros del portaaviones de la Armada Española Dédado, que junto a otros barcos de guerra y mercantes que faenaban en los alrededores del siniestro, acudieron a auxiliar al buque polaco. El mercante, según algunos de los supervivientes, se hundió "en cuestión de minutos".Entre los 19 muertos se encuentra una mujer, la única que viajaba en el barco siniestrado, que realizaba el trabaJo de radiotelegrafista. Los ocho supervivientes fueron trasladados a centros hospitalarios de Ibiza, cuya Comandancia de Marina se ha encargado de todas las operaciones de rescate.

El Kudowa Zdroj había salido en la tarde del miércoles del puerto de Castellón, con dirección al de Derna (Libia), y transportaba una carga de varillas de hierro. Según los supervientes, hacia las 2.30 horas del jueves, el barco dió un fuerte bandazo, quedando escorado y recuperando su posición vertical momentos después, pero a continuación volvió a dar otro dar bandazo y se hundió.

Uno de los natifragos rescatados dijo ayer a la agencia Efe que el hundimiento del Kudowa Zdroj se produjo hacia las 4.30 horas: "Un golpe de mar hizo que se soltara uno de los contenedores que iban en la cubierta y arrastró a otros, quedando el barco escorado.

Minutos después la nave dio la vuelta y se hundió en cuestión de minutos. Casi todos mis compañeros se hallaban durmiendo y no pudieron darse cuenta de nada", señaló el naúfrago polaco, en la residencia sanitaria de Ibiza donde fue ingresado junto a sus compañeros.

En los primeros momentos, el barco siniestrado emitió llamadas de socorro, aunque algunos de los supervivientes no coinciden en este dato, siendo alertados la fragata Asturias, y el destructor Mendez Nuñez, de la Armada Española, que se encontraban en la zona, así como el petrolero de la Campsa Campo Cejar, y el cargero polaco Sopoch, además de tres helicópteros del portaaeronaves Dedalo y un avión del Servicio de Ayuda y Rescate (SAR), con base en Palma de Mallorca.

Debido al mal estado de la mar, el barco oceanográfico Pollus no pudo participar en las operaciones de rescate, teniendo que retirarse de la zona.

El Kudowa Zdroj, con distintivo "SQCC", desplazaba 1.700 toneladas, tenía una eslora de 86 metros, y habitualmente realizaba rutas por el Mediterráneo.

Los supervivientes, rescatados por el 'Dédalo'

Los ocho supervivientes, según dijo a EL PAIS el comandante de Marina de Ibiza, Edmundo Fraga Ferreiro, consiguieron botar una de las lanchas de salvamento que llevaba el Kudowa Zdroj, alrededor de las diez de la mañana, y fueron avistados por un helicóptero del Dédalo, que los izó a bordo uno a uno y los trasladó al aeropuerto de Ibiza.A su llegada, los supervivientes fueron llevados al Hospital Provincial, donde quedaron internados, tres de ellos con heridas leves, golpes en la cabeza y otras magulladuras, y sobre todo con fuertes choques psíquicos, aunque ninguno de los ocho requiera cuidados especiales.

Este periódico intentó obtener su versión del accidente; pero, al no poder contar con un intérprete polaco, única lengua que conocen los ocho supervivientes, no se pudo conseguir ninguna declaración. No obstante, el comandante de Marina manifestó que estaban seriamente afectados por la catástrofe y en precarias condiciones psíquicas.

Las operaciones de rescate de las víctimas fueron dirigidas desde tierra por el comandante de Marina de Ibiza y desde el mar por el almirante jefe de la agrupación aeronaval que comanda el Dédalo en las maniobras que se están realizando al norte de la isla de Ibiza, y en las que toman parte dos barcos de escolta, además del portaeronaves y su dotación de aviones Harrier y helicópteros.

Nada más conocerse los hechos intervino el juez de guardia de Ibiza, quien ordenó el levantamiento de los quince cadáveres, depositados en el aeropuerto ibicenco, adonde habían llegado transportados en los hericópteros del Dédalo. Los otros cuatro fallecidos fueron rescatados -tres de ellos por el Campo Tejar y el cuarto por el barco jolaco Sopoch- y llevados al puerto de Ibiza. Los diecinueve fallecidos, previa la intervención del juez de guardia, fueron transportados al depósito de cadáveres de Ibiza.

A las nueve de la noche de ayer llegaron al aeropuerto de Ibiza un funcionario de la Embajada dp Polonia en Madrid y un representante de la compañía armadora del Kudowa Zdroj, para ponerse de. acuerdo con el juez de instrucción, quien a partir de hoy, viernes, se hace cargo de las acciones judiciales, y para tomar un decisión sobre el traslado de los diecinueve cadáveres a Polonia o su enterramiento en Ibiza.

Los nombres de la tripulación y otras características del barco siniestrado fueron facilitados a la Comandancia de Marina de Ibiza por la compañía consignataria del barco polaco en España, la empresa asturiana Riba-Suar-Díaz, que tiene una delegación en Castellón, precisamente la que despachó el barco el pasado miércoles.

En cuanto al desaparecido, han sido suspendidas las operaciones de su búsqueda, ya que, en opinión de los pilotos de los helicópteros del Dédalo, lo más probable es que haya quedado atrapado dentro del barco y se haya hundido con él.

El comandante Fraga Ferreiro dijo: "En los seis años que llevo en el cargo no se ha producido ningún accidente similar. El puerto de Ibiza es eminentemente deportivo y sólo registra algún suceso poco importante. Además, el Kudowa Zdroj no tenía previsto tocar puerto en la isla de Ibiza, sino que transcurría en su derrota normal (0.55 grados), rumbo hacia el puerto libio de Derna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de enero de 1983