Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Luis Marco Pérez, escultor

El pasado lunes y en un olvido casi total murió en Madrid el escultor Luis Marco Pérez, profesor de la escuela de Bellas Artes y académico de San Fernando, informa José Luis Muñoz. Nacido hace 86 años en el pueblo conquense de Fuentelespino de Moya, pronto demostró grandes aptitudes naturales para la pintura y la escultura por lo que su familia, de condición humilde, gestionó la posibilidad de que realizara estudios de Bellas Artes primero en Cuenca y luego en Valencia, ciudad esta última en la que más adelante ejerció también como profesor. Volvió a Cuenca en la década anterior a la guerra civil para dirigir la Escuela de Artes y Oficios, entonces promovida por la Diputación, trasladándose más tarde a Madrid donde montó su estudio de trabajo en el que ha permanecido hasta el momento de su muerte.La actividad creadora de Marco Pérez tiene dos momentos fundamentales. El primero a partir de 1920 en que sucesivamente fue obteniendo galardones en las exposiciones nacionales entonces convocadas culminando con la medalla de oro que recibió en 1931 por una cabeza titulada El alma de Castila es el silencio que hoy se encuentra en el museo de Cuenca donde le está dedicada una sala completa que recoge gran cantidad de dibujos y esculturas. También de esta época son varias obras que se encuentran instaladas en lugares públicos de Cuenca como El pastor de las huesas del Basayo, El hombre de la sierra y El monumento a los muertos de la guerra de Africa.

El segundo momento de importancia creadora de Marco Pérez fue al termina la guerra civil, cuando la junta de cofradías de Cuenca le encargó la reposición de numerosos pasos de Semana Santa que habían sido destruidos. Obras fundamentales de la imaginería conquense debidas a Marco Péres son San Juan evangelista, El Cristo de los espejos y La Virgen de las angustias. Sin embargo, el artista no pudo nunca llevar a cabo su máxima ambición: Reconstruir el paso de la Santa Cena que él mismo había realizado anteriormente y que también quedó destruido.

La obra de Marco Pérez aparte de la que está localizada en Cuenca, se encuentra muy repartida en diversas poblaciones castellanas, tanto en edificios civiles como religiosos. Suyos son también los relieves ornamentales de la Torre de Madrid.

Luis Marco Pérez fue enterrado el martes en el cementerio de La Almudena, si bien es propósito del ayuntamiento de Cuenca intentar gestionar en el futuro el traslado del cadáver.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de enero de 1983