Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un democristiano federalista

Santiago de Compostela

Federalista, democristiano y nacionalista, según una autodefinición ideológica que él insiste en matizar puntillosamente, Gerardo Fernández Albor cumplirá el próximo mes de febrero su primer aniversario en la presidencia del Gobierno formado por Alianza Popular en Galicia, tras su victoria en las elecciones autonómicas de octubre de 1981.

Un cierto carisma derivado de su reconocida capacidad de diálogo y de un consciente intento de hacer primar la imagen institucional sobre la partidaria, ha permitido a Fernández Albor quedar al margen de las numerosas críticas dirigidas a su Gobierno durante este período.

El presidente gallego, que obtuvo en su investidura 54 de los 71 votos posibles -entre ellos los de tres diputados socialistas independientes-, no ha conseguido atraer, sin embargo, hacia su deseado pacto de gobierno a los veintidós parlamentarios de Unión de Centro Democrático que le garantizarían la mayoría absoluta en la Cámara autónoma. Sus esperanzas parecen centrarse ahora en una negociación parcial con los dirigentes provinciales de UCD en La Coruña y Orense.

Antes de integrarse como independiente en las listas electorales de Alianza Popular, Fernández Albor había fundado el Partido Popular Galego -democristiano y nacionalista-, además de participar en la creación de Realidade Galega, agrupación de intelectuales galleguistas de la que también formó parte el actual delegado del Gobierno en Galicia, Domingo García Sabell.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de enero de 1983