Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

40.000 personas intervienen en la serie italiana 'Marco Polo'

Se ha estrenado en Italia la imponente obra televisiva sobre Marco Polo y sus aventuras en China, realizada por el primer canal de la Radio Televisión Italiana (RAI). Son diez horas de transmisión, divididas en ocho capítulos, que se retransmitirán cada domingo por la noche. 40.000 personas han intervenido en la producción. La obra, dirigida por Giuliano Montaldo, con música de Ennio Morricone, ha costado 3.000 millones de pesetas, de los cuales 2.000 millones han sido ya recuperados porque la RAI ha vendido su Marco Polo a 45 países de todo el mundo.

Más de 40.000 personas, entre actores y comparsas, han participado en este colossal, uno de los más importantes realizados por la televisión italiana. Se rodaron en total 130.000 metros de celuloide.La realización de la película ha durado exactamente trece meses. La primera escena del rodaje tuvo lugar en Venecia, cuna de Marco Polo, el 14 de noviembre de 1980, y la última, en Pekín, el 1 de diciembre de 198 1. Las filmaciones se hicieron en tres continentes: Europa, Asia y Africa. Por primera vez un equipo de cine occidental ha podido entrar en lugares hasta ahora prohibidos de China.

En el Marco Polo italiano se han empleado treinta kilómetros de seda china y otros tantos de lana italiana, tejida en la región de los Abruzos, para los tres mil vestidos realizados exclusivamente para esta obra.

Las críticas al primer capítulo, retransmitido por la RAI con gran despliegue de publicidad, han sido increíblemente divergentes. La actriz Mónica Vitti ha exclamado al terminar el último fotograma: "Fascinanante, elegante, cargado de una técnica magnífica". Y la presidente del Parlamento, la comunista Nilde lotti, viuda de Togliatti: "Bellísima la fotografía, el esplendor de los trajes; es una obra llena de coraje; imponente". También el escritor Italo Calvino subraya la belleza de la fotografía de Marco Polo, y en esto convergen todos los críticos. "Cada fotograma", dicen, "es como un cuadro de arte".

Pero también, por lo que se refiere al primer capítulo, han apuntado las críticas, y muy duras. Consideran que la obra es muy lenta y aburrida", y también, ideológicamente "azucarada".

Montaje publicitario

La obra será emitida también en China, y ya desde este momento en Italia es algo más que una obra de televisión. A su alrededor se ha creado un gran montaje económico publicitario, que producirá miles de millones de pesetas. Un tren llamado El millón, del título de la obra que ha dado origen a la película televisiva, viajará durante dos mese por toda Italia con una exposición de los trajes de la película de mil objetos más, para revivir la época de Marco Polo.En las escuelas, organizado por el mismo Ministerio de Educación, se han creado concursos de pintura, con más de dos mil premios, algunos de ellos con viajes a China para seguir las huellas de Marco Polo. Al niño premiado podrán acompañarlo o un familiar o un profesor. Y están ya en el mercado millones de figuritas, de carteles, de muñecos, de juegos de todo tipo para chicos y grandes. Uno de ellos pretende incluso desplazar a la tradicional lotería. Un montaje que se calcula en cifras en 3.000 millones de pesetas, lo que ha costado la obra de la RAI. También se han fabricado, a otro nivel, joyas y pellizas firmadas, que evocan el gran acontecimiento televisivo.

El gran protagonista de la obra, el joven y guapo Marco Polo, de veintisiete años, pelo rubio, ojos verdísimos y físico atlético, es Ken Marshall, apasionado de la musica clásica. Nació en Cleveland, en Ohio (Estados Unidos), y debe su increíble suerte a una pura casualidad, o mejor, a la directora de cine italiana Liliana Cavan¡.

El protagonista tenía que haber sido Mandy Patikin, que había empezado ya a rodar. Pero un buen día dejó el set y desapareció. En busca de un nuevo protagonista, uno de los productores de Marco Polo se encontró en Venecia con Ken; acababa de rodar, como uno de los protagonistas, la película La piel, de Liliana Cavani, y se había quedado unos días en Venecia para descansar. Está casado con Linda, una empleada de una casa de modas, que trabaja en Nueva York.

Los otros intérpretes más importantes son los actores ingleses de teatro Denholm Elliot, Tony Vogel y John Gielgud. La madre de Marco Polo es Anne Bancroft, también conocida, sobre todo en el teatro de Brecht. El papel de Kublai Khan lo representa el chino Ying Ruo Cheng, catedrático de Literatura, que durante la revolución cultural fue enviado a trabajar a una ganadería. Y por fin, Burt Lancaster, en el papel del Papa Gregorio X.

Según el escritor Alberto Bevilacqua, que analizó globalmente la obra para el diario Corriere della Sera, la idea de fondo de este colossal es "la búsqueda de un padre andrógeno, padre y madre, para dar a la soledad interior una identidad unívoca". Y añade que Marco Polo puede parangonarse a una "pequeña biblia terrestre con una moral muy concreta: leyendo las epopeyas de los grandes padres", dice, "se advierte que para comprender a fondo la existencia humana es necesario experimentarla hasta en sus extremas consecuencias, ya que la existencia", afirma, "que aparece en la película tiene sabor a tierra y a humanidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de diciembre de 1982