Procesamiento de Domingo Solís Ruiz, Felipe Solís Pérez y Ricardo Cruz Tuñón

El magistrado juez central de instrucción número tres de la Audiencia Nacional, Alfonso Barcala Trullo-Figueroa, ha dictado auto de procesamiento contra Domingo Solís Ruiz, Felipe Solís Ruiz y Ricardo Cruz Tuñón, como presuntos autores de posibles delitos monetarios, en cuantías respectivas de 2.000 millones, 8.400 millones y 1.200 millones de pesetas, y como presuntos autores de delitos de falsificación de documentos mercantiles.Ha decretado, la prisión provisional comunicada e incondicional y les requiere para que presten cada uno de ellos fianzas de 1.275 millones de pesetas para asegurar las responsabilidades pecuniarias a que hubiera lugar.

El auto de procesamiento, que es similar al auto de prisión, dictado en diligencias previas (este auto se dicta ahora al ser elevada la causa a sumario), contiene en sus resultandos de hechos, entre otras cosas, lo siguiente:

- La Unión Territorial de Cooperativas del Campo de Jaén, Uteco, tenía como presidente a Domingo Solís Ruiz, y como director del departamento de exportación, a su hijo Felipe Solís Pérez, en tanto que el otro procesado, Ricardo Cruz Tuñón, era director de la Caja Provincial de Jaén y coordinador de la comisión asesora del concierto intercooperativo suscrito entre Uteco y la Cooperativa de Jaén.

- Estos señores convinieron con la sociedad francesa Frahuil unos contratos denominados de cuenta social, consistentes en la exportación de aceite por Uteco y satisfechos por la importadora Frahuil con cargo a la financiación obtenida en el extranjero hasta el momento real de la venta y con reparto del 10% entre ambas entidades del beneficio obtenido en aquellos supuestos en que se consiguiese un sobreprecio respecto al fijado en la licencia de exportación, previa mención de los gastos originados.

Tres protocolos

- En desarrollo de este convenio se suscribieron tres protocolos, a 10.000, 2.000 y 36.000 toneladas de aceite de oliva, por valor total de 7.022.700.000 pesetas, partidas que fueron remitidas por Uteco a Frahuil, pero sin que se reintegrasen a España las divisas de la parte del sobreprecio que correspondía a Uteco y que ascendía aproximadamente a mil millones de pesetas (esta cifra está pendiente de determinación definitiva).- Algunos de los datos transcritos en las licencias de exportación concedidas a Uteco no respondieron a la realidad de las ventas efectuadas a Frahuil. Ante las buenas relaciones comerciales que Frahuil tenía en los mercados internacionales, Uteco se planteó la posibilidad de constituir entre ambas, y también al 10%, una sociedad mixta franco-española.

La Unión Territorial de Cooperativas consiguió de la Dirección General de Transacciones Exteriores del Ministerio de Economía y Comercio autorización para participar en esa sociedad mixta, que se denominó Société Oleicole Franco-Espagnole, de anagrama Sofranes, de la que Domingo Solís era presidente del Consejo de Administración, y su hijo Felipe Solís, director general.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 14 de diciembre de 1982.

Lo más visto en...

Top 50