Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La selección de fútbol de la RFA pierde prestigio

La selección de fútbol de la RFA recogió el pasado fin de semana los frutos de su mal comportamiento durante el Mundial-82, al obtener el decimoprimer lugar en la clasificación de los mejores equipos del país, que cada año establecen los periodistas de la especialidad.Pese al título de subcampeones del mundo, la selección fue relegado detrás del equipo de relevos 4x100, campeón de Europa en Atenas, o de la selección de balonmano. Parece que el jurado calificador alemán no ha olvidado la despectiva actitud de los futbolistas alemanes en España, la derrota frente a Argelia, su escandalosa victoria frente a Austria y la agresión de Schumacher al francés Battiston.

La reciente derrota del equipo de Derwall en Irlanda del Norte, en partido valedero para el torneo de la Eurocopa, terminó por dar una cura de humildad a todos los integrantes de la selección. Ya no hay triunfantes declaraciones de los ídolos y algunos jugadores han aceptado una rebaja de sus emolumentos. Derwall prometió en declaraciones a la revista West am Sonntag que no habrá un segundo Belfast, recordando la reciente derrota allí, pese al refuerzo de Schuster.

La caída de las intocables estrellas es pareja al descenso de espectadores en los partidos de la Bundesliga. En comparación a la primera vuelta de la pasada temporada, los estadios han perdido 206.050 espectadores, según informó ayer el diario Bonn Express. Tras precisar que el mismo caso se da en España, el diario señala que la única solución que se ha encontrado para paliar el problema es la elevación del precio de las entradas. Para el periódico, la causa de la crisis es la economía internacional y la creciente violencia en las gradas, que ha convertido la asistencia a un partido en "una batalla campal" donde los puntos ya no bastan y los gamberros se proveen de todo tipo de armas contundentes.

Para Bonn Express la única solución posible está en revisar los sueldos de los futbolistas y adecuarlos a la realidad económica.

Breitner y su retirada

El veterano capitán del Bayern de Munich, Paul Breitner, 31 años, decidirá en el mes de enero si abandona el fútbol profesional al final de la temporada. Breitner, que tras el Mundial-82 anunció su retirada de la selección, finaliza este año su contrato con el club.

Su entrenador Pal Csernai, los directivos del Bayern. y compañeros de equipo se muestran partidarios de la continuación de Breitner. Para Csernai "Paul es tan importante que de ninguna forma debería dejarnos", opinión con la que coincide el presidente del club, Hoffmann.

Pero Breitner está preocupado por su salud, "hay lesiones que antes se me curaban en dos días y de las que hoy tardo en recuperarme una semana".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de diciembre de 1982