Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La viuda de Calvi reanima el escándalo del Ambrosiano

La viuda del banquero Roberto Calvi, con una andanada de acusaciones contra conocidos personajes de la vida italiana, desde el arzobispo Marcinkus al primer ministro Andreotti reanimó ayer el escándalo del Banco Ambrosiano, informa Efe. Esas acusaciones, emitidas por Clara Calvi en una entrevista a la revista Panorama unidas al descubrimiento en el aeropuerto de Roma de una maleta con documentos comprometedores, provocaron la reunión urgente de la comisión parlamentaria que indaga sobre la logia masónica Propaganda Dos (P-2).Las acusaciones y la maleta del aeropuerto no son dos hechos aislados. Clara Calvi, secundada por su hijo Carlo, sostiene que el arzobispo Paul Marcinkus, presidente del Instituto para las Obras de Religión (IOR), el llamado "Banco Vaticano", operaba como dueño del Banco Ambrosiano, ya que controlaba el 16% de las acciones.

La viuda de Calvi afirma que el arzobispo Marcinkus es agente de la CIA y apunta contra altos personajes de la política italiana a quienes acusa de haber recibido grandes sumas de dinero de su marido o de tener miedo a que se conociera la documentación que Calvi guardaba sobre negocios oscuros e imprecisos.

Acusa a Giulio Andreotti, ex primer ministro democristiano; a Bettino Craxi, secretario general del Partido Socialista, de haber recibido veintiún millones de dólares para su partido; a Flamino Piccoli, actual presidente de la Democracia Cristiana, presunto receptor también de cantidades jamás devueltas.

Mientras tanto, ayer comenzó en el Vaticano la tercera reunión del consejo de cardenales para el estudio de los problemas adminitrativos y economicos de la Santa Sede. La reunión es objeto de un silencio total por parte de las fuentes vaticanas oficiales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de noviembre de 1982