Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Crítica a la UNED

Hasta hace poco, para mí, la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) era una institución que merecía todos mis respetos, simplemente por el fin al que se dedicaba. Desgraciadamente, he cambiado de opinión al conocerla, y, por ello, quiero poner sobre aviso a los que inocentemente piensen en acudir a ella para realizar estudios.La cuantía de la matrícula, por supuesto, es igual a la de la universidad normal, aunque no se reciba por ello absolutamente nada. Existen unas unidades didácticas que de alguna manera deberían reemplazar a los apuntes de clase y servir de extracto y resumen de los temas de cada asignatura, pero no es así. Estas unidades vienen costando de 7.000 a 10.000 pesetas por curso, descubriéndose en el primer contacto con el profesor de la asignatura que dichas unidades no sirven absolutamente para nada, ya que hay que comprar los libros de los que están sacados los apuntes. ¿Para qué entonces gastar ese dinero en ellas?

Hay profesores que, con más descaro todavía, añaden a las unidades didácticas publicaciones propias a precios astronómicos.

Con respecto a los cuadernillos de ejercicios sucede lo mismo: no sirven para nada, pero cobran 250 pesetas por seis o siete páginas casi en blanco. Las horas para consulta, en la mayoría de los casos, no son tales horas, ya que son dos o tres cursos los que consultan en el mismo horario. También se da el caso de profesores que montan conferencias particulares a módicos precios (mil pesetas hora) en las horas destinadas a las consultas. ¿Será posible que se limpie también la UNED? /

.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de octubre de 1982